Pulgones de las legumbres realizarían fotosíntesis según estudio

Los pulgones de las legumbres tendrían un rudimentario sistema de absorción de fotones que sirven en su metabolismo.

El entomólogo Alain Robichon del Instututo Agrobiotecnológico de Sophia en Sophia Antipolis, Francia, descubrió que los pulgones de las legumbres tienen un rudimentario sistema de absorción de luz solar que sirve en su metabolismo. Los áfidos son el primer insecto que se descubre tendrían la capacidad de realizar el proceso de fotosíntesis.  Plantas, algas, algunas bacterias y hongos, también sintetizan carotenoides, pero es primera vez que se descubre algo similar en un pequeño animal terrestre.

Los áfidos o pulgones tienen varias particularidades. Pueden nacer embarazados o sin boca y ahora se descubre que la luz determina su metabolismo y su color. Mientras que los de clima más frió son tan verdes como las plantas que los alojan, los de un ambiente más cálido son tan anaranjados como el fruto o la flor de la cual se alimentan, para combatir además a sus depredadores.

Nancy Moran, genetista de insectos en la Universidad de Yale en West Haven, Connecticut, fue la primera en descubrir que los áfidos tienen genes para la producción de carotenoides, y lo más divertido que los golosos pulgones consumen una elevada cantidad de azúcar que su cuerpo no necesita.  O sea lo hacen de puramente sibaritas que son.

La fotosíntesis vendría a contribuir en mayor medida para la sobrevivencia en periodos de estrés medio ambiental, durante las migraciones, y los ataques agrotóxicos.

Ya habíamos conocido el caso de Eilysia Chorotica, un  molusco y no una planta. Aunque no es del todo molusco y también tiene algo de planta, ya que posee la capacidad de generar fotosíntesis y transmitir la clorofila a su descendencia.

De este tipo de animales hay varias observaciones científicas que datan de 1870. Recientemente hay experimentos que comienzan a comprobarlo, dándole al sol esa importancia que evidentemente tiene en la vida en nuestro planeta.

Incluso los seres humanos captamos la energía solar y gracias a ésta somos capaces de emitir pequeñas cantidades de luz sobretodo durante la noche según un estudio japonés. Además, conocemos que el sol tiene influencia en la glándula pineal. Los cambios en la luz afectan los niveles de secreción de serotonina y melatonina reguladoras de ciertas emociones.

Fuente: Light- induced electron transfer and ATP synthesis in a carotene synthesizing insect (Nature)