Características de los vinos Europeos I

Hoy trataremos los vinos centroeuropeos en un recorrido por las diferentes zonas productoras de vino de Europa.

A lo largo de los próximos posts os hablaré de los vinos europeos en tres grandes bloques. Por un lado los vinos centroeruopeos donde meteremos, y además empezaremos por los vinos franceses, continuando por los vinos de Gran Bretaña. Después hablaremos de los vinos del mediterráneo y por último de los vinos de los países del este de Europa. Como podremos hablar de cada uno de ellos de forma pormenorizada hoy solo lo haremos de forma general.

Vinos franceses

Los vinos franceses ocupan alrededor de 1,2 millones de ha y, por su extensión se sitúan en el cuarto lugar en Europa, después de España, Italia y la URSS, aunque en lo que respecta a la producción anual de vino, en determinadas añadas alcanzan el mismo nivel que Italia. Se caracteriza por el monocultivo o cultivo especializado.

Las cepas viníferas son representativas de una región determinada. Su implantación es el resultado de una selección natural, y los vinos que se obtienen se caracterizan por una adecuación de la cepa al suelo. Los vinos de gran número de denominaciones son varietales. La asociación de una o varias cepas es minoritaria y las cepas híbridas son casi inexistentes.

Vinos austriacos

gruner660x495.jpg

cc Martin Pulaski

La viticultura austriaca ocupa una discreta posición en la producción mundial de vino, debido al escaso volumen elaborado, al igual que le ocurra a Suiza y en cierto modo también a Alemania. Austria solo representa un 0,7% de la superficie europea dedicada al cultivo de viñedos. A pesar de ello, Austria está en condiciones de demostrar la calidad de sus vinos con una serie de auténticas especialidades. Las regiones vinícolas están localizadas exclusivamente en la parte oriental del país, y gozan del clima centroeuropeo de la región de Panonia, con sus cálidos y secos veranos y sus fríos inviernos con poca nieve.

El país consume una cantidad relativamente grande de vino blanco de elaboración propia, pero se importa cantidades elevadas de vinos tintos, siendo la República Federal de Alemania el primer país importador de vinos austriacos.

A primera vista, los vinos austriacos y alemanes parecen tener alguna cosa en común, pero la diferencia más notable entre ellos radica en los propios vinos. Mientras que la mayoría de los vinos consumidos en el país son vinos secos, de fermentación completa, los vinos destinados a Alemania son dulces y se elaboran añadiendo licor.

Debido a su situación geográfica en el corazón de Europa, los vinos austriacos contienen bastante alcohol y extracto. La mayoría de ellos tienen mucho cuerpo, son fuertes y, sin embargo, afrutados y frescos. Otro detalle característico de este antiguo país vinícola es la cantidad de variedades de uva, con más de una docena de cepas blancas y seis Las variedades tintas permitidas son. Aunque la mayoritaria y más conocida variedad es el grüner veltliner del Wachau.

Vinos alemanes

riesling660x495.jpg

cc e_calamar

Los vinos blancos alemanes, tienen una gran importancia por su calidad, especialmente a causa del agradable carácter afrutado de los vinos que proceden de la variedad riesling, la variedad por excelencia de los vinos alemanes. Esta variedad riesling se caracteriza por poseer granos pequeños que maduran extremadamente tarde, en noviembre o incluso, a veces, a principios de diciembre. Los vinos de riesling tienen carácter y clase, son frescos, tienen una acidez afrutada y un fino aroma, y pueden llegar a desarrollar un aroma exquisito de inimitable y delicados matices.

En cuanto a cantidad, su importancia es menor, a pesar de que la producción se ha doblado en los últimos veinte años. Este aumento de producción se ha conseguido, en algunos casos, en detrimento de la calidad, recurriendo a elaborar una considerable cantidad de vinos con una riqueza alcohólica relativamente baja y que tiene que ser chaptalizado con azúcar para que alcancen el contenido alcohólico requerido.

Vinos suizos

Suiza es un país vinícola pequeño que ocupa el catorceavo lugar dentro de los países europeos. No obstante, la calidad y la variedad de los vinos suizos puede compararse a la de los más importantes países vinícolas europeos. Fuera de sus fronteras, los vinos suizos son poco conocidos, ya que los suizos consumen casi la totalidad de su producción.

Vinos de Luxemburgo

La mayor parte del vino luxemburgués se cultiva en laderas. Todos los vinos, a excepción de los espumosos, son varietales.

La variedad por excelencia es la riesling, gracias a ella los vinos de Mosela alcanzan niveles muy superiores. Los vinos provenientes de esta variedad se caracterizan por su elegancia, su fina nobleza y su complejidad después de tres o cuatro años en botella.

Otras variedades cultivadas en estas regiones son el albín, rivaner, auxerrois, pinot blac, pinot gris. El elbing es una variedad de gran producción que da origen a un vino ligero, de débil graduación, poco aromático, ácido, de paladar muy discreto y diluido. La rivaner da vinos sencillos, aromáticos y ligeros que agrada más a los consumidores que a los entendidos. La auxerrois, aunque más noble y menos acido que la rivaner, exhibe el mismo registro que ésta. La pinot blanc es una variedad que da vinos de discreto aroma que se bebe fácilmente; sin embargo, la pinot gris da vinos más untuosos, secos y bastante aromáticos.