Cómo crear un bosque comestible

Este artículo es parte de una serie que iremos conociendo. ¡[email protected]!

Para explicar este tópico lo desarrollaré suponiendo un espacio de1000 metros cuadradosdonde no existe vegetación alguna.  Esto se puede adaptar a un bosque existente eventualmente.

Son las especies pioneras o de apoyo quienes jugarán un papel importantísimo en la creación del bosque.  Mediante las bacterias llamadas rizobios que viven en simbiosis en las raíces de éstas, las leguminosas tienen la habilidad de fijar nitrógeno en la tierra donde habitan.  Estas bacterias acumulan el nitrógeno que se encuentra libre en el aire y al morir lo sueltan haciéndolo disponible para la planta huésped o próxima a ella.

Por lo tanto, donde crecen las leguminosas ocurre una mejora del suelo.  Es muy sabido en el campo que luego de una cosecha de porotos, el trigo se da abundantemente.

Para comenzar a dar vida al bosque se debe recubrir el suelo del terreno con una capa vegetal.  Para esto, lo más apropiado es esperar las primeras lluvias de otoño para arrojar las semillas y que germinen con la humedad.  Se pueden hacer bolitas de arcilla recubriéndolas y así protegerlas de pájaros y roedores.

Las semillas a utilizar son primordialmente leguminosas (trébol blanco “ladino”, alfalfa, arvejas, vicia, habas, etc.) pero también se pueden incluir otras hortalizas de la temporada.

El fin de este cobertizo verde es de preparar las condiciones apropiadas para el crecimiento de árboles y arbustos.  Estas hierbas protegerán el suelo de la erosión causada por el sol, la lluvia y el viento.  En cualquier caso el suelo se puede mantener cubierto con cualquier material orgánico e incluso malezas.

Al mismo tiempo se introducen los árboles y arbustos de apoyo, arrojando sus semillas o transplantándolas desde semillero.  Entre los árboles se pueden incluir las especies nativas espino y pelú, y especies exóticas como acacio y aromo.  En los arbustos figuran el mayu siendo nativo y el tagasaste de origen canario.

Estas especies de apoyo mejoran el suelo a través de la fijación de nitrógeno desde sus raíces y además su follaje se utiliza como abono vegetal, alimentando al suelo desde la superficie.

Junto con las especies pioneras se plantan también los árboles y arbustos frutales apropiados al lugar.

Es importante intercalar especies siempre verdes y de hojas caducas e incluir especies nativas en lo posible.

Como el bosque se desarrolla por sucesión, quiere decir que en un principio la capa vegetal es la más productiva y luego a medida que pasan los años los frutales ocupan el rol protagónico, siempre existe comida en este organismo bosque.

El riego es un factor prescindible ya que si escasea pueden utilizarse especies resistentes a la sequía.

Mañana explicaremos cómo nos alimentaremos de él.

Link: Bosque Comestible para zonas urbanas y rurales de clima templado I