Tres sopas para combatir el frío

Las sopas son un imperdible de este invierno en el Hemisferio Sur, sabrosas y naturales, su calor tiene esa cualidad reponedora que nos ayuda a combatir el frío. Aquí te dejamos algunas recomendaciones.

El mundo de las sopas es muy versátil, se pueden hacer sopas de carnes y de casi todo tipo de vegetales. Aquí te dejamos tres opciones que no puedes dejar de probar o volver a disfrutar este invierno.

Sopa de zapallo

Esta receta es una de mis favoritas para esta estación, sobre todo por su suavidad y el sabor del zapallo que va muy bien con diferentes aliños, hierbas o especias como nuez moscada. La base de esta sopa es un caldo de ave o verduras, papa y zapallos cocidos, más leche. Todo esto se mezcla para hacer una crema de consistencia espesa. En este caso y como pasa siempre cuando una receta es universal, hay varias formas de prepararla, alguna gente mezcla dos tipos de zapallo, como el camote y el butternut, aún más cremoso, o le agregan zanahoria.

Borsch o Sopa de betarragas

Originaria de Ucrania, esta es una de las sopas más consumidas en Europa del Este. De hecho la antigua palabra eslava “brsch” significa betarraga, la cual es su ingrediente principal. Se prepara también a partir de un caldo de carne que se hace con huesos y panceta ahumada, o si eres vegetariano puede ser caldo de verduras. Aparte se prepara la betarraga, que puede ser cocida o asada. También se le agregan otras verduras como repollo, cebolla, zanahoria, perejil, tomates, algunas hierbas y ajo.

Cuando todos los ingredientes alcanzaron su punto de cocción, puedes servirla así o si prefieres moler todo. El toque final se le da con un poco de crema ácida y eneldo picado.

Sopa de cebolla

Esta sopa es un clásico de la gastronomía francesa y proporciona todas las calorías que necesitamos en invierno. La base de esta preparación es un buen caldo de carne, idealmente hecho en casa a partir de cortes de carne que tengan hueso y que ya estén asados, esto para que tenga más sabor. Además, se le puede agregar hierbas aromáticas y vegetales como una rama de apio. Una vez que se tiene listo el caldo, se le agregan cebollas picadas y sutilmente caramelizadas y al final tostadas de pan con queso rallado que se gratina al horno.

Esta capa de pan gratinado es uno de los grandes atractivos de esta sopa, pero lo mejor es que el pan con queso se moja dentro del caldo de carne y se junta con las cebollas caramelizadas. Una delicia.

ccshavart.jpg

Sopa de cebolla (cc)Shavart

.