En el Día Mundial del Reciclaje: 9 cosas que no deberías comprar nuevas

Tienen un valor patrimonial, cargan con una historia y aparte pueden tener diseños mucho más jugados que los nuevos de estética depurada y estándar.

Es emocionante cuando te compras algo nuevo. Lo sé, el olor a nuevo, el embalaje, el pavoneo con los amigos. Sin embargo, comprar algo nuevo es aumentar la producción y el consumo y por ende la explotación de los recursos naturales, la manufactura, los traslados, y en consecuencia, la contaminación.

Por eso prefiere las cosas usadas. Tienen un valor patrimonial, cargan con una historia y aparte pueden tener diseños mucho más jugados que los nuevos de estética depurada y estándar:

1. Libros y comic: Incluso puedes, cuando estás en la Universidad y el dinero es esquivo, comprarle las fotocopias a tus compañeros de cursos superiores. Si se trata de libros y comic, nunca encontrarás mejores ediciones que las antiguas, a menos que en el presente aparezca una de lujo con un precio que le hace honor a la condición.

2. Música y Cine: Al igual que los libros, puedes encontrarlos usados. Además, puedes intercambiarlos.

3. Ropa: Lo vintage está de moda, así que con toda confianza cómprate ropa usada. Si eres novia y te tortura lo del vestido, hay opciones usadas -una vez- e incluso arriendos para ese rito satánico.

4. Cosas para el bebé: Coches, andadores, mecedoras, cunas, sillas para comer, sillas para el auto, sillas nido…ufff, además de ropa, zapatos, juguetitos, pueden ser usados. No estamos hablando de que la mamadera o el chupete puedan ser de segunda mano, pero hay varias cosas que no vale comprar “nuevecitas de paquete”. Lo otro es que tengas un hijo inmediatamente después…no, es broma, pero siempre intenta prestar estas cosas a la llegada de un nuevo integrante a este mundo.

5. Bicicletas: No es necesario que compres la más cara dentro del mercado. Hay bicicletas en excelentes condiciones por falta de uso :(, y aunque esto sea malo, tú sí puedes ocuparla a diario y por fin darle sentido.

6. Tu primer vehículo: Sí, parece raro. Uno quiere que sea el más bonito, pero ¿Qué pasa con los topones? considera que estarás recién adquiriendo la práctica de la conducción. Será mejor que cotices uno de segunda mano.

7. Juegos de mesa: Nuevos son muy caros, pero en las tiendas de antiguedades puedes encontrarlos a precios muy convenientes, a menos que sean de materiales tristemente nobles como madera nativa, o peor aún de marfil o huesos de animales.

8. Video consolas y juegos: Si no eres un geek chiflado con la evolución tecnológica y la carrera por el futuro, compra usado. Disfrutarás igualmente de excelentes juegos.

9. Muebles y accesorios: Con esto le darás a tu casa una onda genial. Hay muebles maravillosos, al igual que lámparas y adornos, mucho más baratos en comparación con los nuevos.

Finalmente, tus mismas cosas cuando ya estén viejitas, repáralas. Tapiza nuevamente esas silla, manda a pintar esos zapatos, limpia por fin esa cocina y date cuenta que es solo sedimento, que en realidad tanto el pastel como la lazaña queda igual de sabrosa que antes.

Fuente: 10 cosas que no deberías comprar nuevas (Tal como somos)