La pitón birmana se apropia de los Everglades

Un grupo de científicos del Smithsonian ha descubierto una nueva amenaza para el ecosistema de los Everglades en Florida, Estados Unidos. Las pitones birmanas, nativas del sur de Asia, se han apropiado del espacio y comen no sólo las aves locales, sino también los huevos directamente desde el nido.

Un grupo de científicos del Smithsonian ha descubierto una nueva amenaza para el ecosistema de los Everglades en Florida, Estados Unidos. La pitón birmana, nativas del sur de Asia, se ha apropiado del espacio y come no sólo las aves locales, sino también los huevos directamente desde el nido.

Los resultados de esta investigación suponen un nuevo reto para la ya bastante maltratada fauna nativa de la zona. El paper fue publicado por la revista Reptiles & Amphibians: Conservation and Natural History.

La pitón birmana (Python molurus bivittatus) se encontró por primera vez en los Everglades en 1979 -se cree que debido a mascotas que arrancaron o fueron desechadas. Desde entonces, su número aumentó y hoy su población se estima en decenas de miles.

En un estudio en curso que busca comprender el impacto de esta serpiente en los Everglades,  investigadores del Smithsonian y del Servicio Nacional de Parques han examinado el contenido del tracto digestivo de pitones de la zona. Las pitones birmanas consumen, por lo menos, 25 especies distintas de aves, pero hasta el momento no había prueba de que comieran huevos de aves.

“Este hallazgo es importante porque sugiere que la pitón birmana no es simplemente un depredador que se sienta y espera a su presa, sino que busca la oportunidad y encuentra los nidos”, señaló Carla Dove (dove=paloma), ornitóloga en el Feather Identification Lab en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian. “Aunque el tamaño de la muestra es pequeño, los hallazgos sugieren que las serpientes tienen el potencial de afectar negativamente la reproducción de las aves nativas”, agregó.

Los científicos recogieron una serpiente pitón macho de seis kilos y 2, 59 metros de largo cerca de una propiedad donde se crían gallinas. La serpiente regurgitó 10 huevos poco después de ser capturada. Además, el equipo descubrió los restos de otros dos huevos de ave en otra pitón capturada para la investigación -una hembra de 14 kilos y tres metros de largo.

Mediante pruebas de ADN a la membrana de la cáscara de los huevos, se descubrió que éstos pertenecían a un ave llamada carrao (Aramus guarauna), residente de los pantanos del sur de Florida y que se encuentra en la lista de “especies de preocupación especial” de la Florida Fish and Wildlife Conservation Commission.

Hay varias especies de serpientes conocidas por comer huevos de aves. Estos animales se encuentran equipados con extensiones de punta -o cuchilla- en las vértebras de sus esófagos, lo que les facilita aplastar el huevo y digerir su contenido. La pitón birmana no posee esa adaptación, sin embargo, los especímenes estudiados eran grandes en relación con el tamaño de los huevos, por lo que quizás esta especie no necesita de esas vértebras especializadas.

En una etapa temprana de la investigación se recolectaron más de 300 pitones birmanas desde el Everglades National Park y se encontró que las aves -desde reyezuelos hasta la gran garza- representaban el 25% de la dieta de las pitones en los Everglades.

recoveringroosterremainsfromburmesepython.jpg

El biólogo Skip Snow (vaya nombre) en el South Florida Research Center recuperando un gallo desde una pitón birmana

Fuente: Invasive pythons in Florida now stealing bird eggs straight from the nest (Smithsonian Science)