Las mascotas también sufren alergias

Desde estornudos hasta los ojos llorosos, hay que aprender a detectar cómo reaccionan nuestras mascotas a su entorno

Al igual que a nosotros nos irrita la nariz el polvo o nos da comezón la piel por algo, las mascotas también son susceptibles a las agresiones del medio ambiente. Una especialista en dermatología veterinaria, la Dra. Heather Peikes, V.M.D, explicó en una entrevista para el Huffington Post de qué manera son afectadas las mascotas por las alergias.

Primero que nada, las mascotas son susceptibles a sufrir alergias por el cambio de estación, tal como los humanos. Ojos llorosos, estornudos, comezón e irritación son síntomas comunes que podrían ser producto de una infección bacteriana o reacción al medio ambiente. En algunos casos, estos problemas pueden volverse tan serios que no permiten que el animal pueda descansar o jugar en paz, por la constante molestia que le ocasionan.

Es importante prestar atención a los síntomas que presenta tu mascota tanto como a su comportamiento, ya que ambos factores te ayudarán a detectar si es necesario llevarlo al veterinario o si es una reacción normal. Si de repente tu mascota comienza a lamerse demasiado, no significa necesariamente que esté sucia o estresada, sino que también puede deberse a la incomodidad que le ocasiona alguna alergia o afección de la piel. Lo importante es notar si en alguna circunstancia en especial cambia la manera en que se comporta; como cuando van a la playa, cuando el clima es demasiado húmedo, cuando hay mucho frío o calor…

Ahora, existen casos especiales en que lo más recomendado es no pensarlo dos veces y llevarla a una visita con el veterinario. Por ejemplo, si de repente tu mascota comienza a oler muy raro y fuerte, podría tener algún tipo de bacteria creciendo en su pelaje, dentro de sus orejas o entre los pliegues de su piel. La pérdida de pelaje, cambios de humor y comportamiento flojo o inquieto -si es anormal- también son maneras en que la naturaleza te avisa que algo no está bien.

Lo bueno es que, antes de recurrir a inyecciones y tratamientos veterinarios especiales, hay algunas cosas que puedes hacer para hacer que tu casa y tu mascota estén menos expuestas a alérgenos:

  1. Si ha estado jugando en el jardín o caminando en la calle, sacude bien a tu mascota, y limpia muy bien sus patitas, antes de que entre a casa
  2. Para reducir el número de partículas irritantes y suciedad que entran a tu casa, quítate los zapatos justo después de entrar a tu casa y trata de mantener las ventanas cerradas cuando no estás en casa
  3. Baña a tu perro o gato frecuentemente

 

Fuente: How Springtime Allergies Can Affect Your Pet  (Huffington Post)