Lifestyle

Chile: Primer triunfo de la comunidad contra el Complejo Castilla

Los planes para construir una enorme planta termoeléctrica cerca de una zona rica en biodiversidad marina despertó la férrea oposición del pueblo de Totoral, dedicado a la agricultura, en el norte de Chile

Los planes para construir una enorme planta termoeléctrica cerca de una zona rica en biodiversidad marina despertó la férrea oposición del pueblo de Totoral, dedicado a la agricultura, en el norte de Chile. Gracias a esta fuerte defensa de su medio ambientes, Totoral ha logrado hace unos días su primera victoria judicial contra el proyecto de la termoeléctrica Castilla.

Detrás de este proyecto energético está la compañía MPX, una subsidiaria del Grupo EPX, propiedad del millonario brasileño Eike Batista, el séptimo hombre más rico del mundo según la revista Forbes.

Localizado a 810 kilómetros de Santiago, en la árida región de Atacama, el complejo sería la mayor planta térmica de generación de energía en América del Sur.El proyecto de 4.400 millones de dólares consta de ocho plantas termoeléctricas: seis plantas de carbón que producirían 300 megaWatts de electricidad cada una, y dos plantas alimentadas con petróleo con una capacidad individual de unos 127 megaWatts.

En conjunto, el complejo termoeléctrico contribuiría con 2.100 megaWatts adicionales al Sistema Interconectado Central (SIC), que suministra electricidad al 90% de la población del país y se encuentra bajo el control de un oligopolio formado por las compañías Endesa, Colbún y AES Gener.

Los partidarios del proyecto insisten en que su ubicación en una zona rocosa de 240 hectáreas es totalmente aceptable, ya que el sector está clasificado de forma oficial para el uso industrial, según los reglamentos de zonificación actuales.

Pero el ferviente grupo de opositores señala la amenaza que el complejo representa para la vida marina en las aguas de Punta Cachos, cerca de Totoral. Además, la comunidad agrícola local también puede verse seriamente afectada por la contaminación que la termoeléctrica crearía al producir energía.

Alex Muñoz, director ejecutivo de la organización Oceana (en Chile), dijo que Punta Cachos “es un área de gran biodiversidad marina”. El lugar es el hogar de poblaciones de pingüinos Humboldt (Spheniscus humboldti) y cormoranes Guanay (Phalacrocorax bougainvilii), entre otras especies de aves, colonias de tortugas verdes (Chelonia mudas), así como una de las pocas praderas de pastos marinos en Chile.

Para enfriar los generadores de las centrales eléctricas, Castilla “chupará” millones de litros de agua de mar al día, la que luego devolverá  al Océano Pacífico a una temperatura mucho más alta. También esta el hecho de que las plantas termoeléctricas emiten partículas como el óxido de nitrógeno, dióxido de azufre y metales pesados como el mercurio, los cuales son extremadamente dañinos para la salud humana.

Muñoz explicó que “cuando se quema el carbón, el mercurio se libera en forma de gas”. Una vez en la atmósfera, se condensa y luego se deposita en el mar, contaminando la vida marina. “El consumo de pescado o mariscos contaminados con mercurio puede tener serios efectos, como alteraciones en el desarrollo cerebral de los fetos y afectar la salud cardiopulmonar de los adultos”, agregó Muñoz.

La Organización Mundial de la Salud clasificó el mercurio como uno de los 10 principales productos químicos de preocupación para la salud pública.

El proyecto Castilla incluye la construcción de un puerto para la descarga de carbón, una serie de carreteras y bodegas, además de un sitio de 100 hectáreas para la eliminación de ceniza, también una gran fuente de contaminación.

La Ley General de Servicios Eléctricos, aprobada en 1982 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), “entregó el desarrollo de la energía eléctrica al sector privado”, indicó Sara Larraín, directora de la ONG Chile Sustentable. El resultado es que desde entonces, es el sector privado el que “decide qué se hará, dónde y con qué tecnología”, añadió.

Los habitantes de Totoral, principales opositores al proyecto, cuentan con el apoyo de algunas organizaciones ambientales, pero todavía es una batalla muy desigual. Aún así, la perseverancia de la comunidad ha ganado su primer premio. El 6 de marzo, la Corte de Apelaciones de Antofagasta aprobó una resolución respecto a una demanda en contra de la planta.

El fallo del tribunal declaró que el permiso ambiental para la construcción del complejo Castilla se basó en un informe elaborado a través de medios ilegales y arbitrarios, y por lo tanto nunca debería haberse concedido.

Fuente: Chilean Community Wins First Round Against Brazilian Billionaire (IPS)

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos