Sobre los gases de efecto invernadero

El aire contiene una mezcla invisible de varios gases de efecto invernadero, los cuales afectan el clima durante períodos muy distintos

El aire contiene una mezcla invisible de varios gases de efecto invernadero, los cuales afectan el clima durante períodos muy distintos

Además del vapor de agua, los cuatro principales gases de efecto invernadero son: Dióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4), Óxido Nitroso (N2O) y los Halocarbonos o CFC (gases que contienen flúor, cloro y bromo). Estos gases pueden permanecer en la atmósfera por distintos periodos de tiempo –desde meses a milenios– y afectan el clima en escalas de tiempo muy diferentes.

Para que te hagas una idea el CO2, gas de efecto invernadero más significativo producido por el hombre, es probablemente el más difícil de determinar, debido a que hay varios procesos que eliminan dióxido de carbono de la atmósfera. De hecho, entre el 65% y el 80% del CO2 liberado a la atmósfera se disuelve en el océano durante un periodo de 20 a 200 años. El resto se elimina mediante lentos procesos que pueden tomar hasta cientos de miles de años, incluyendo la meteorización química y la formación de rocas. Para resumir, una vez que llega a la atmósfera, el dióxido de carbono puede afectar el medio ambiente por miles de años.

El metano (CH4), por el contrario, se elimina de la atmósfera principalmente gracias a reacciones químicas, permaneciendo en el aire por alrededor de 12 años. Eso sí, a pesar de no durar tanto como el CO2, el impacto de cada gramos de metano liberado es mucho más potente.

El óxido nitroso se destruye en la estratósfera y se elimina de la atmósfera de forma mucho más lenta que el metano, durando alrededor de 114 años. Es responsable por casi el 8% del calentamiento debido a los gases de efecto invernadero y la principal fuente de emanaciones son la agricultura (debido al uso de suelos fertilizados con nitrógeno y de los residuos animales) y los procesos industriales. El N2O es incluso más potente que el metano.

Los compuestos que contienen cloro y/o fluor (CFCs, HCFCs, HFCs y PFCs) incluyen una larga lista de químicos, los cuales pueden durar en la atmósfera desde un hasta muchos miles de años.  El IPCC ha publicado una amplia y explicativa lista de la permanencia en la atmósfera de varios CFCs y otros gases de efecto invernadero.

Finalmente, el vapor de agua es un absorbente muy eficaz de la energía térmica en el aire, pero no se acumula en la atmósfera de la misma forma que los otros gases de efecto invernadero. Esto se debe a que tiene una vida atmosférica muy corta, del orden de unas cuantas horas a pocos días, debido a que se elimina rápidamente como lluvia o nieve. La cantidad de vapor de agua que la atmósfera puede almacenar aumenta a medida que la atmósfera se calienta. Es por esto que las propiedades de invernadero del vapor de agua usualmente se consideran parte de una cadena retroalimentada en lugar de una causa directa de cambio climático.

Fuente: How long do greenhouse gases stay in the air? (The Guardian)