Un banco de esperma para la Gran Barrera de Coral

Científicos australianos han creado un banco de esperma de corales con miras a tratar de garantizar el futuro de la Gran Barrera de Coral australiana, gravemente amenazada por el cambio climático

Científicos australianos han creado un banco de esperma de corales con miras a tratar de garantizar el futuro de la Gran Barrera de Coral australiana, gravemente amenazada por el cambio climático.

El grupo de trabajo ha logrado conservar en nitrógeno líquido, a 196 grados Celsius bajo cero, 22 mil millones de embriones y unos 70 mil millones de espermatozoides de los diminutos antozoos, animales que organizados en colonias forman los maravillosos corales.

El banco de esperma se encuentra en el Zoológico de Dubbo, en el estado de Nueva Gales del Sur. La encargada del proyecto, Rebecca Spindler, señala que “sabemos que la Gran Barrera de Coral está muy amenazada por fenómenos mundiales como el cambio climático, la acidificación de los océanos o el recalentamiento del agua”. Para agregar, “Los cinco próximos años serán cruciales para preservar la barrera y conseguir conservar la máxima diversidad genética”. En el proyecto también participa la investigadora del Instituto Smithsonian, Mary Hagedorn.

Para lograr recoger el mayor número posible de gametos, los científicos recolectaron porciones completas de la barrera coralina, para luego sumergirlos en unos contenedores especiales y esperar el período de reproducción, que ocurre sólo tres días en un año. Luego de conseguir la reproducción, los científicos “pegaron” de vuelta las colonias a su lugar de origen.

Lo que buscan conseguir es conformar una verdadera reserva genética de las especies coralinas, en caso de que éstas no sobrevivan al calentamiento que afecta los océanos producto del cambio climático, además de ciclones o dragados.

El esperma y embriones que se conservan en Dubbo podrían facilitar la reproducción in vitro de antozoos y, por lo tanto, la reconstrucción del coral. “Nos da una esperanza realista en el horizonte de algunos años”, indica Spindler. “Los corales son una especie única en el mundo porque presentan varios tipos de reproducción: sexual y asexual”, agrega la bióloga Nana Satake.

Producto de que la reproducción asexual se realiza por fragmentación, se puede trasladar un trozo de coral de un lugar a otro, fijarlo a la roca y así dar inicio a una nueva colonia.

La Gran Barrera de Coral es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, abarca unos 345 mil kilómetros cuadrados frente a las costas australianas y es el conjunto coralino más extenso del mundo. En ella habitan 400 especies de coral, 1.500 especies de peces, 4.000 tipos de moluscos y otros muchos animales marinos, como por ejemplo la gran tortuga verde.

Fuente: Un banco de esperma para el coral australiano (El Mundo)