Tiburones protestan contra Princes en Liverpool

Llaman a utilizar métodos de pesca que no amenacen la biodiversidad

Esta mañana, activistas de GreenPeace se manifestaron en el edificio corporativo de Princes, en Liverpool. Para ponerlos en contexto, se trata de una empresa mayoritariamente controlada por el grupo japonés Mitsubishi, y son los mayores actores en la industria del atún enlatado en el Reino Unido. Puede que esto no parezca un record muy impresionante, pero es una empresa enorme que procesa miles de toneladas de pescado al año. Para el público eco consciente, la captura industrial y el consumo de atún enlatado conlleva dos grandes preocupaciones:

1.- Está demostrado que, al igual que la mayoría de los pescados de consumo masivo, contiene mercurio. No es una dosis dañina para el consumo humano, pero sí puede dañar al feto cuando es consumido por una mujer embarazada.

2.- Algunas especies de atún, dentro de la docena que existe, están amenazadas y no pueden reproducirse al ritmo de captura industrial

princes.jpg
Dentro de las muchas especies que comparten el apelativo “Atún”, el atún listado o  Katsuwonus pelamis está en mejor posición que sus primos, pues su fecundidad le permite mantener la población de individuos incluso contando la captura industrial y, adicionalmente, tiene menos contenido de mercurio que otros peces.

Como este no es un mundo perfecto, hay un lado malo. Las grandes pesqueras se han habituado a utilizar métodos de captura por arrastre o FAD (Fish Aggregating Devices) que, contrariamente a la pesca tradicional del atún, capturan de todo.

Según estudios del gobierno australiano, el uso de FADs para la pesca de atún implica que entre un 11 y un 12% de la captura no es atún. Hay mantarrayas, tiburones, tortugas y otras especies con prohibición de captura. Volvemos al principio: puede que no suene muy impresionante ser la empresa líder del pescado enlatado en el Reino Unido, pero cuando tu flota está presente en todos los océanos y usan aspiradoras gigantes para echar de todo a la moledora de carne, es evidente que no se molestan en comprobar si las especies capturadas no calzan con el producto que ofrecen o si se están en peligro de extinción. Es un daño para la diversidad de los océanos y una mentira para el consumidor, que no es oportunamente informado del mix que se está comiendo.

Greenpeace lleva mucho tiempo intentando que Princes abandone el uso de FADs para la captura de atún, pero no han sido escuchados y esta mañana decidieron tomar la iniciativa, colgando lienzos en el edificio corporativo de Princes en Liverpool, paseándose disfrazados de tiburón y repartiendo flyers informativos entre la gente.

Hay quienes dicen que estas acciones no sirven de nada, que son intrascendentes, pero yo no estoy tan seguro. En mi caso, me sirvió para saber que no todos los atunes son iguales, que hay una empresa llamada Princes y que por su culpa peligran la biodiversidad oceánica y la salud de los nonatos. Gracias a ese conocimiento escribí esta nota y algunos centenares la leerán. No fue tan intrascendente después de todo, no creen?

Link: Greenpeace targets Princes HQ with direct action (Food Manufacture)