Poderes ocultos del agua: cómo utilizarla para sanar y alejar las malas vibras

Toda fuente de agua ha sido sagrada en el pasado, ya que muchas de las civilizaciones antiguas creían que la vida se originó a partir de los mares, del mismo modo que, en la actualidad, esta idea está sustentada por la ciencia.

 

 

Imagen foto_0000002220130110171134.jpg
Imagen: Getty

El agua es fuente de vida e inspiración de los poetas, está presente en las leyendas y es protagonista de rituales mágicos y litúrgicos. Se dice que los nacidos en signos de agua, Cáncer, Escorpio y Piscis poseen una sensibilidad más acusada, y es que, en las profundidades de este elemento que cubre buena parte de nuestro planeta, la razón y la lógica se desvanecen para dar paso a los sueños más primigenios.

 

Toda fuente de agua ha sido sagrada en el pasado, ya que muchas de las civilizaciones antiguas creían que la vida se originó a partir de los mares, del mismo modo que, en la actualidad, esta idea está sustentada por la ciencia. Ríos y estanques, fuentes y aguas termales han sido siempre considerados lugares para la curación, para la magia o para las bendiciones. Y en la mayor parte de Europa se pensaba que todo manantial de agua potable se encontraba bajo el control de un Guardián o de una Ninfa del Agua.

 

Más tarde, esos antiguos guardianes se convirtieron en santos y fueron reconocidos como tales en muchos lugares.

 

Si se observa cualquier mapa y se repasan los nombres de los pueblos, se concluye que cada aldea o vivienda tenía su ubicación determinada por una fuente de agua potable para la gente, su ganado y su agricultura. Las primeras ciudades se desarrollaron a orillas de los ríos o alrededor de lagos de agua.

 

Además de su uso doméstico, la mayor parte de los pozos o manantiales de las comunidades antiguas se creían sagrados. Se encontraban casi siempre bajo el cuidado de una diosa – en las leyendas célticas era Bride o Brid, Santa Brígida en la tradición cristiana. Hoy en día existen varios cientos de pozos sagrados que aún poseen aguas cristalinas.

 

EL AGUA PARA BENDICIR.
No sólo las fuentes han sido consideradas sagradas, también el agua en sí misma ha sido empleada para purificar y bendecir objetos en muchas religiones y en muchos cultos rurales. Los católicos están familiarizados con el rociado de agua bendita en la misa y con el bautismo de los bebés y jóvenes. En otras religiones se encuentra también presente el acto del lavado purificador, que los musulmanes estrictos efectúan cada vez que rezan, cinco veces al día. En la India se cree que bañarse en el Ganges purifica y bendice a los que llevan a cabo este rito.

 

En muchas ramas de la religión cristiana, el bautismo de niños mediante la inmersión total, se emplea para purificar al individuo -lavando sus pecados- y para que renazca a una nueva vida en Cristo. A menudo se emplea como parte de la ceremonia cristiana en la que se impone el nombre a los niños. Muchos festivales en Oriente requieren el rociado de agua, a menudo sobre toda la congregación, puesto que ayuda de una manera mágica a que aparezca la lluvia en tiempos de sequía. Los indios americanos tenían sus danzas de la lluvia y, brincando hacia arriba, movían pañuelos blancos que representaban a las nubes que pasan.

 

El agua también puede ser empleada para llevar tranquilidad y sabiduría a la mente en estado de concentración. Así, para muchos, un estanque profundo o un arroyo de corrientes mansas era también un lugar para la visión de los oráculos. Casi todas las sacerdotisas de los templos más antiguos del mundo sabían utilizar los poderes mágicos del agua para la hidromancia.

 

Normalmente, después de un baño ritual, eran llevadas a un lugar donde había aguas oscuras y tranquilas, y allí, utilizándolas del mismo modo que nosotros cuando miramos una bola de cristal o un espejo, podían describir hechos que estaban ocurriendo en tierras lejanas o que tuvieron lugar mucho tiempo atrás.

 

Sigue en página 2…