Prepara unas galletas de naranja con refresco de manzanilla

¿Te invitaron a un cumpleaños? Antes de entrar en pánico por encontrar el regalo perfecto, considera llegar con estas exquisitas galletas más un refresco ideal para festejar.

Buscando algo rico para llevar de regalo a un próximo cumpleaños, llegué a una receta de galletas de naranjas, las que bien se acompañan por un refresco de manzanilla, una pareja ideal para los festejo que se hacen en un día de sol a media tarde.

Cuando llegues a la fiesta, prepara una infusión común de manzanilla, dejas enfriar y le añades zumo de naranja, hielos y listo. Endulza con un poco de miel. Una bebida para acompañar tus galletas con sabor a festejo. ¡A cocinar!

Ingredientes

  • 150 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 yema de huevo
  • ralladura de una naranja
  • un chorro de zumo de naranja
  • 250 g de harina
  • una pizca de sal
  • una pizca de nuez moscada

Para adornar los bordes

  • una yema
  • un poco más de azúcar

Cómo preparar las galletas de naranja con refresco de manzanilla

  1. Empezamos por mezclar la mantequilla que deberá estar pomada con el azúcar, lo batimos durante unos minutos para que se ponga cremosa y blanquee un poco.
  2. Añadimos la ralladura de naranja, el chorro de zumo, sal, nuez moscada y la yema de huevo. Batimos de nuevo bien para integrarlo.
  3. Poco a poco agregamos la harina tamizada mientras mezclamos hasta tener una masa homogénea.
  4. Amasando con las manos formamos un rollo, de aproximadamente 4 cm de ancho y lo envolvemos en papel film para dejarlo reposar en la nevera al menos un par de horas.
  5. También se puede meter al congelador como mucho 15 minutos para que se endurezca.
  6. Precalentamos el horno a 200ºC y pasado el tiempo sacamos el rollo de la nevera.
  7. Batimos la yema de huevo reservada para adornar y untamos bien el rollo.
  8. A continuación lo rebozamos en el azúcar y vamos cortando con cuidado rodajas de casi un centímetro de grosor. Repasamos el rebozado del azúcar después de cortar cada una.
  9. Colocamos todas las galletas con cuidado en una placa de horno preparada y las horneamos durante 15 minutos a 200ºC. Las sacamos inmediatamente y las dejamos reposar sin tocarlas en la placa, porque son muy frágiles, durante al menos 5 minutos.
  10. Después las podemos pasar con mucho cuidado a enfriar totalmente a una rejilla.
  11. Estas galletas están buenísimas, son ideales para tomar té, café, para cualquier huequillo del día que tengamos antojo de dulce.

Fuente: Dime que es viernes

Foto referencia.