9 mitos sobre ser vegano

¿Ser vegano es aburrido y puro sufrimiento? ¡Claro que no! La comida, el estilo de vida e incluso la nutrición son otra cosa de lo que imaginabas.

Si eres un fiel amante de los productos de origen animal, probablemente piensas que al quitarlos del menú todos los alimentos serán insípidos y cero exquisitos. En ese caso, debes enterarte de lo que es y no verdad,  con suerte hasta descubres un nuevo estilo de vida que te gustaría llevar. Si no es tu gusto cambiar de dieta, entonces por lo menos estarás al tanto de que ser vegano no es vivir en constante sacrificio.

1. La comida es mala

Si eres carnívoro y amas los lacteos, probablemente este es el mito que más trabajo te costará superar. Cuando tienes que dejar de comer estos alimentos, aunque sea por un tiempo, te das cuenta que hay mucha más variedad de opciones que los que están en tu zona de confort y te atreverás a probar nuevas cosas. Existen muchos diferentes tipos de leche, como la de almendra y puede sorprenderte como algunas cosas adquieren mejor sabor con ésta que con la tradicional leche de vaca. Puedes probar agregar a tu café un poco de leche de avellanas y verás lo rico que queda.

coffeewithhazelnut.jpg

(cc) Nathalie Boisard Beudin | Flickr

2. Vives a base de tofu y soya

Esto es completamente falso. El tofu es una excelente fuente de proteína, pero no es la única que existe para los veganos. Hay una gran variedad de frijoles y garbanzos que también hacen un muy buen trabajo. También está la carne de soya que es excelente para hacer hamburguesas, sin olvidarnos de la quinoa o la okara. En realidad, queda en ti decidir si quieres vivir únicamente a base de éstos dos o si quieres hacer tus comidas tan variadas como puedas

varieddish.jpg

(cc) posixeleni | Flickr

3. Te hará falta proteína

Nos cuesta mucho pensar en otras fuentes de proteína que no sean la carne o el huevo. Por eso muchas veces creemos que al eliminarlos de nuestra alimentación quedaremos desnutridos y que nuestro cuerpo no adquirirá suficiente proteína. Así como el agua, la proteína está en todas partes y realmente es muy difícil deshacernos de ella (aun si quisiéramos). Unas excelentes fuentes de proteína son las legumbres, nueces, semillas, granos, quinoa. Encontrar proteína es tarea fácil, así que si te vuelves [email protected], no te faltará.

nuts-5.jpg

(cc) Adam Wyles | Flickr

4. Te hará falta calcio

Así como con las proteínas, pensamos que nuestra única fuente de calcio son los lácteos. Las leches de almendra, soya, avellana y otras están fortificadas con calcio. Algunas hasta tienen más calcio que la leche de vaca. También existen yogurts sin leche que pueden ayudar. Otra buena opción son los chícharos. Así que no, tus huesos no serán frágiles al volverte vegano.

veganyogurt-2.jpg

(cc) Veganbaking.net | Flickr

5. Es una excelente manera de perder peso

Si decides volverte vegano es muy probable que pierdas peso, pero recuerda que esto no es una dieta sino un estilo de vida y debes hacerlo por las razones adecuadas. Ten en cuenta que como en cualquier tipo de alimentación puedes tanto perder peso como ganarlo.

vegancake.jpg

(cc) TheJust Dish | Flickr

6. Es muy caro

Claro que los vegetales son caros por temporadas, pero esto no se compara con los precios que a veces tienen la carne y el huevo. Es más común que la alza de precios se de en estos dos últimos porque es un industria bastante común y regulada, por lo cual encarecerlos no evita que las personas los compren. Puedes hacer la prueba y ver cómo tus finanzas mejoran con tu nuevo menú.

vegetables-1.jpg

(cc) ahmadpi | Flickr

7. Nunca puedes salir a comer

Es muy cierto que representa un reto mayor encontrar un restaurante vegano. Pero aunque los vegetarianos encuentran lugares más fácilmente, muchos restaurantes han estado ampliando sus menús para satisfacer a todos sus comensales. Una solución que puede facilitar la búsqueda es dirigirse a restaurantes de origen de Medio Oriente, ya que ellos suelen tener muchas opciones para los veganos. Toma algo de práctica y dedicación encontrarlos, pero vale la pena para extender nuestros horizontes culinarios.

veganrestaurant.jpg

(cc) Zagat Buzz | Flickr

8. Cocinar es un reto

En un principio será difícil eso que ni que pero una vez que te involucres más en el armado de tus comidas, saldrá tu lado creativo y podrás experimentar con nuevos sabores. Además, si la carne siempre te queda cruda ya no tendrás que preocuparte por eso ni por la posible salmonela.

salchicasveganas.jpg

(cc) Pelluco Fernandez | Flickr

9. Nunca volverás a comer un platillo cremoso

Pensar que no volverás a comer pasta con deliciosa crema puede hacer que cualquiera se retracte de cambiar de modo de vida. Pero una vez más la naturaleza viene a nuestro rescate, esta vez con la crema de avellana. La diferencia entre esta y la de vaca es mínima. Con esto podrás lucirte como siempre en tus salsas y aderezos para tus alimentos.

vegancarbonara.jpg

(cc) Lablascovegmenu | Flickr

¿Sigues pensando que ser vegano es aburrido? Date una vuelta por algún restaurante de menú vegano (que gracias al cielo cada día hay más), y prueba la comida. Te aseguro, quizás comen mucho más sabroso que tú.

Fuente: All women stalk