Prácticas ensaladas en frascos reutilizados

Evita contenedores de plástico, recicla frascos de cristal y lleva una comida nutritiva contigo a donde vayas.

Nuestra alimentación se ve afectada por nuestro estilo de vida. Para algunos cocinar resulta un privilegio, debido a compromisos laborales, largos traslados en medio del tráfico y el acelerado ritmo de vida. Esto nos arrastra a la comida rápida o, de plano, a ayunar a la fuerza; ninguna opción es saludable. Entones, ¿cuál es la solución? Preparar nuestra comida en frascos.

Hace poco más de un año, encontré un texto que hablaba sobre cómo preparar ensaladas en frascos Mason. La idea era armar las ensaladas, un sábado o domingo, para toda la semana. Los frascos se cierran al alto vacío y conservan la textura de los vegetales por unos 7 días. ¡Fabuloso! ¿No lo creen?

Por un momento pensé que tenía la solución de mis problemas, hasta que me tope con dos obstáculos. Primero, los frascos son caros en México; segundo, ni siquiera encontré el mecanismo para sellarlos. Además, ¿realmente necesito todo eso? Es una excelente idea, que se puede adaptar con lo que tengamos a la mano; como frascos reciclados.

La ensalada en frasco a bajo costo

Pensemos eco-friendly. Podemos darle segunda vida a los frascos de mermeladas, mostazas, salsas para espagueti, conservas. Esos frascos pueden ser el recipiente perfecto para transportar nuestras ensaladas al trabajo o a la escuela. ¿Qué haremos para garantizar la frescura y ahorrar tiempo?

Durante el fin de semana, sea sábado o domingo, preparamos los ingredientes a utilizar en nuestras ensaladas.

  • Hojas verdes. Lavamos y secamos muy bien lechuga, espinaca, col berza, arúgula, cilantro, lo vayamos a utilizar. Los guardamos en el refrigerador como lo hacemos de manera regular.
  • Frutas y verduras. Tenemos a la mano nuestros vegetales favoritos, como tomate cherry, champiñones, pimiento morrón, pepino, jicama, cebolla, hasta frutas de temporada como moras azules, mango o fresas.
  • Germinados y semillas. Incluye algún brote a la ensalada — como lentejas, alfalfa o soya. Considerar también garbanzos, frijoles, quinoa hasta almendras, nueces, semillas de girasol.
  • Aderezos. Prepara aderezos que vayan con tus ensaladas. Estos los debes tener a la mano y, de preferencia, llevarlos aparte.

Estos elementos puedes tenerlos a la mano, para que por las mañanas sólo tomes tu frasco y rellenes. Puedes jugar con los elementos, ser creativa con la combinación de sabores. Está en tus manos experimentar.

Formando capas con los ingredientes

Las ensaladas de frasco tienen una estructura. Hasta abajo se colocan los ingredientes más húmedos y, arriba, se colocan las hojas verdes; pierden su textura con la humedad. Así puedes enfrascar cualquier receta que tengas, como la ensalada de moras azules con aderezo de cilantro.

Para esta ensalada en específico, colocamos en el frasco: primero las moras azules; seguimos con las semillas, sésamo y calabaza; terminamos con las hojas de lechuga. Aparte preparamos el aderezo, que podemos llevar en una bolsa o en un frasco más pequeño. A la hora de nuestro almuerzo, agregamos el aderezo a la ensalada, cerramos, agitamos y ¡listo! A comer una nutritiva ensalada.

Recetas llenas de color

saladjar2660x550.jpg

Back to her roots

 

Existen muchas recetas fáciles de preparar circulando en las corrientes culinarias de internet. Algunas te dicen que coloques el aderezo hasta abajo, antes de cualquier otro ingrediente. Es cuestión de experimentar, tomar notas y decidir cual es la mejor opción para ti.

En cuanto a recetas, puedes adaptar una propia o intentar las siguientes. Recuerda, si no tenemos frascos para cerrar al alto vacío, debes hacer la ensalada por la mañana; si tienes los ingredientes listos, no debe tomar más de 10 minutos. En caso que tengas los frascos indicados, ¡adelante! Prepara tus ensaladas en un momento del fin de semana.

  • Cassie, de Back to her roots. Agrega en el siguiente orden: vinagreta de fresa y limón (o la puedes llevar en otro frasco); quinoa cocida; fresas fileteadas; semillas de girasol; cebolla picada; queso feta desmoronado; espinaca baby.
  • Aimée, de Simple bites. Agrega en el siguiente orden: aderezo de yogur; queso feta desmoronado; pepino rebanado; rábano rebanado; chícharos; semillas de girasol; lechuga romana.
  • Chelsea, en su Pinterest. Agrga en el siguiente orden: aderezo para ensalada César; tomates cherry partidos; pepinos en rodajas; pimientos amarillos y/o naranja en juliana; maíz; frijoles cocidos y secos; laminas de almendras; tiras de pollo asado; queso parmesano; espinaca.
Con esta opción tenemos ensaladas nutritivas, evitamos el uso de contenedores de plástico y reciclamos frascos que alguna vez compramos.

Foto: Scott Dexter (Flickr) / (cc) by-sa | Back to her roots