Práctico caldo de vegetales casero

Un buen caldo de verduras ideal para base de otros platillos, como arroz, legumbres y más.

Hay trucos básicos de cocina que debemos conocer para seguir una alimentación vegetariana. Por ejemplo, un buen arroz requiere caldo como base; guisos, de igual forma. Cuando comes en un restaurante, ¿sabes si estos platillos se preparan con caldo de vegetales?

Confieso que en un principio recurrí a las pastillas de caldo vegetal; de esas que encuentras en el supermercado. Aunque hacen el truco, por más certificados que señalan el control biológico del producto o que sea natural, aún tienen esa fecha de caducidad que te recuerda que es un producto procesado.

Al final, lo más saludable es preparar nuestro propio caldo de vegetales, con los ingredientes que tengamos para complementar. La ventaja es que podemos aprovechar lo que tenemos en el refrigerador, considerando siempre los tres ingredientes base: cebolla, apio y zanahoria.

Después de probar algunas recetas de la red, encontré una que me convenció. Es rica en sabores, práctica y se puede congelar en cubos de hielo, para utilizar después como base. Así puede permanecer hasta 2 meses.

Tiempo de elaboración | 2 horas y media, aproximadamente
Dificultad | Fácil
Personas | 8

Ingredientes

  • 2 a 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 a 2 cebollas grandes, picadas
  • 455 gr apio, picado
  • 455 gr zanahorias, peladas y picadas
  • (*) si se encuentra orgánicas, se puede dejar la cáscara
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 10 granos de pimienta negra
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1/4 taza salsa de soya baja en sodio
  • 3.5 L de agua

Otros ingredientes:

  • 1 a 2 tomates
  • unas ramitas de romero o un manojo de perejil
  • 1 brocoli
  • 1 batata o papa
  • puerros
  • hongos
  • pimiento morrón
  • nabos
  • calabacín
  • hinojo
  • cualquier verdura verde

Cómo preparar el caldo de vegetales casero

  1. Calienta una olla grande con un poco de aceite de oliva. Primero pica la cebolla y agrégala a la olla; haz lo mismo con el apio y, después, con las zanahorias. Seguimos con los dientes de ajo, la hoja de laurel, la pimienta.
  2. Estos ingredientes forman la base del caldo. De aquí puedes utilizar la creatividad y agregar otros vegetales: tomates, brocoli, papa, hongos, calabacín, lo que tengas a la mano.
  3. Una vez que todos los vegetales se encuentran en la olla, se agrega el agua. Sube el fuego y tapa.
  4. Cocina por una hora, cuidando que el fuego sea el adecuado; baja en caso de que comience a hervir, para evitar derrames por los bordes. El caldo que en un inicio era claro tomará color y consistencia.
  5. Agrega sal y salsa de soya al gusto. Deja la olla descubierta por 20 a 30 minutos, para que todos los sabores se concentren. Una vez alcanzado temperatura ambiente, cuela el caldo en un jarrón; puedes usar un colador regular o una tela especial. Se retira bien el agua.

Para conservar el caldo de una forma más práctica, congélalo en cubos de hielo. Así cuando necesites caldo de verdura como base de un guiso, un arroz, hasta para las legumbres… sólo tomas los cubos necesarios, descongelas y listo.

Link: VeganYumYum
FotoPirate Alice (Flickr) / (cc) by-sa