¿Conoces los beneficios del amaranto?

A veces los elementos más llenos de nutrientes, vienen de los lugares más inesperados. Incluso, de los diminutos granos del amaranto.

En cuanto nos referimos a la comida saludable, siempre hay algo por descubrir de los granos, semillas y frutas que pensábamos teníamos ya tan conocidos y estudiados. Eso sucede también con el amaranto, que al menos en México lo vemos muy seguido en las llamadas “alegrías”, o dulces hechos con amaranto que están unidos por medio de mieles dulces. Pero no fue hasta hace poco que se comenzaron a conocer todos sus beneficios.

Este vegetal es un pariente de la espinaca, aunque si me preguntan, yo siempre le he visto cara de semilla. En su estado de planta, y no en las bolitas que normalmente asociamos con el nombre, llega a medir hasta cuatro metros de altura, que como el maíz tiene hojas largas y fibrosas. Justo en el centro, se encuentra una espiga florecida donde se acumulan los granos.

De este vegetal, existen alrededor de 60 tipos diferentes, y depende del que elijas si es recomendable comer la hoja o el grano. Y aquí viene lo emocionante, porque tiene algunos de los aportes nutricionales de la leche, de hecho, la mayoría de ellos sin las hormonas o el colesterol, el cual ayuda a nivelar, por cierto.

Es decir, contiene proteína, fibras dietéticas, calcio, hierro, potasio y un contenido equilibrado en minerales y vitaminas. Además de aminoácidos, grasas poli insaturadas, y por provenir de un vegetal, no altera los niveles naturales de colesterol.

Por cada media taza de amaranto consumes:
14 gramos de proteína
15 gramos de fibra
370 calorías
5 gramos de grasa

También contiene bastantes minerales, entre ellos el magnesio, hierro, fósforo, zinc, calcio, manganeso, potasio y cobre. Y de vitaminas encontramos la C, la B6 y la vitamina K, así como las riboflavonas, acido fólico, niacina y tiamina. Además de eso, también puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo, así que si sientes tu ánimo decaído, cómprate una alegría (así se llaman los dulces típicos de este vegetal), já, supongo que el nombre fue incidental.

Lo que yo no comprendo es porque no existe ya una leche vegetal del amaranto. Sin embargo, aunque muchos ya conocíamos el amaranto por las famosas barritas de dulce, hay varias maneras de consumirlo.

Si lo vas a comer con sus hojas, te quedan perfectas las ensaladas, o puedes tomar las hojas y hervirlas o freírlas. Las semillas funcionan muy bien como harina o incluso como granos de cereal, también puedes hacer palomitas o comerlas de forma cruda.

Fuente: Vivirsalud
Foto: Martín Vicente