Cómo incluir frutas y verduras en el cotidiano

Nos han dicho hasta el cansancio:”ingerir 5 frutas y verduras diarias”. ¿Cómo? Del dicho al hecho, hay mucho trecho.

“Es que hace frío”; “No sé cómo comerlas”; “Prefiero un sandwich”. Son muchas las excusas y pocas las intenciones de hacer un cambio que vaya bien a la salud.

Quizá a usted le guste más comer verduras que frutas, pero acá le contamos de qué forma puede  incluir ambas en la dieta y así beneficiar con nutrientes al organismo.

Según los datos que entrega la BBC, la Organización Mundial de la Salud, sugiere ingerir 400 gramos de frutas y verduras durante el día para evitar accidentes cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

¿Cómo lo hacemos? Algunas opciones para cambiar de hábitos.

Coma frutas y verduras según los colores del arcoiris

Si está en una constante de comer lo mismo, se aburrirá rápidamente y no podrá ni siquiera con 2 de ellas. Expertos mencionan que una dieta rica en “colores” es la mejor idea para no desistir y cumplir con la estadística. Coma diferente y pruebe nuevos sabores. Se sorprenderá.

Prepare compotas

Otra forma saludable de incorporar las frutas es hacer compotas de fruta, agregando un sabor distinto y atractivo para encantar con esta nueva forma de alimentación. Las manzanas, las peras, los duraznos, frutas que usted puede preparar como compota y sazonar con especias como la canela. ¡Le encantará!

Sopas…de verduras

A veces, por pura apariencia, beber sopas da la impresión de que no llena, no sentirse satisfechos con la comida. Pero basta sólo con “probar” y sorprenderse con su rico sabor y las posibilidades que estas tienen. Inténtelo usando legumbres para hacerlas “más saciadoras” o incorporando algún tipo de carne.

Mathew Pennington,  es un chef experto en sopas que sugiere la siguiente preparación: “Para una sopa para cuatro a seis personas, la base es siempre 500g de cebolla, 250g de zanahorias y 250g de apio. Se cortan y se pelan las verduras en dados y se mezclan en una sartén grande para luego cubrirlas con agua. Se lleva a ebullición y cocina a fuego lento hasta que las verduras estén tiernas. Se sazona con sal y vinagre y se mezcla hasta que esté suave. Se puede pasar por un colador si se quiere mayor suavidad”, señala el chef que promueve el consumo de las verduras a través de esta técnica.

Desayuno con frutas

Si su primera comida del día es incorporar en un bol cereales más leche o yogur, podría agregar a su matutina preparación unas frutas picadas que potenciarán el sabor de su desayuno. Por otro lado, podría hacer un batido de frutas y disfrutarlas de una manera igual de atractiva y deliciosa.

La nutricionista, Helen Ford, mencionó a la BBC que el mejor remedio para no hincharse con las frutas es comerlas una hora antes, o después, de otro alimento, ya que las azúcares de las frutas son fáciles de digerir, en cambio mezclados con otras comidas que contiene grasas y otros aditivos, se quedará mucho más en el estómago, fermentará y producirá una hinchazón desmotivante para esta nueva forma de alimentación.

Verduras a media mañana/tarde

Otras de las opciones que publican en el informativo, es hacer pan casero y en vez de agua utilizar jugo de fruta para hidratar la masa, de esta forma podrá consumir frutas y un rico pan en la media mañana o media tarde, el que puede llevar algún aderezo de su preferencia.

Ya sabe, las sugerencias sólo ayudarán cuando se tomen acciones frente a ellas y se pongan en práctica.  Recuerde que las posibilidades de mejorar la salud están en sus propias manos y centímetros de un paladar deseoso de comidas sanas y de buen sabor.

Fuente: BBC

Foto: mumumio (cc Flickr)