Vino y chocolate, según estudios, no son afrodisiacos

Si usted es de las personas que van en busca del vino y el chocolate para encender la pasión, le pedimos, por su bien, que eche un vistazo a este post.

La sensualidad del vino y el erotismo del chocolate los hacen la imagen perfecta a la hora de conseguir un buen afrodisíaco. Películas, series de televisión, y la mismísima vida real, coleccionan imágenes de estos elementos. Lamentamos informar que han estado todos y todas ligados más a la seducción de ambos, porque de afrodisíaco poco tienen.

No se angustie. Científicos de la Universidad de Guelph (Canadá) han descubierto que tanto el ginseng como el azafrán son, con propiedad, aquellos las sustancias que sí podrían ser de ayuda a la hora de buscar un estimulante sexual. El estudio señala dos diferencias claves. Si bien por años se han utilizado alimentos y bebidas que dicen ser afrodisíacas, la mayoría tiene incidencia en una sola parte del cuerpo: la mente. Esto es justamente lo que sucede con el vino y el chocolate, los que potencian los niveles de serotonina y endorfinas en el cuerpo, aclara el investigador Massimmo Marcone. En cambio, recientes pruebas, demuestran que el azafrán tiene un efecto más completo, tanto fisiológico como psicológico. ¿Qué tal?

En esta nueva pareja descubierta “para el amor”, se une una tercera sustancia llamada yohimbina, un alcaloide del árbol africano Coryanthe yohimbe.

La idea de este post no es que abandone el vino y el chocolate, para nada. Solo que ahora hay que complementar con otras especias y hacer un momento integral que mezcla sensualidad y comidas. Bueno, habrá que probar.

Fuente: Muy interesante
Foto: Ronald-duenas (cc Flickr)