Los vinos de Sudáfrica

Sudáfrica es el noveno país productor de vino del mundo, junto con países americanos, Australia y Sudáfrica representan el nuevo mundo vitivinícola. Está situada al sur de África, la zona de El Cabo, y es reconocida como zona vinícola con más de 300 años de antigüedad.

Sudáfrica es el noveno país productor de vino del mundo, junto con países americanos, Australia y Sudáfrica representan el nuevo mundo vitivinícola. Está situada al sur de África, la zona de El Cabo, y es reconocida como zona vinícola con más de 300 años de antigüedad.

Sudáfrica está dotada con cerca de 200.000 hectáreas de viñedo. Tiene regiones montañosas, donde las vides reciben un invierno frío y lluvioso, así como un verano caluroso. La cercanía al mar, sus brisas, suavizan estas condiciones tan extremas.

Su producción se sitúa en un 60% uvas blancas (sauvignon blanc y chardonnay) y un 40% uvas tintas (garnacha, Syrah, Pinot noir). La calidad de sus vinos va mejorando paso a paso, en la actualidad exportan un 40% de producción, gracias a la tendencia mejorante de sus caldos (blancos tipo Borgoña y tintos Mediterráneo).

Todas las variedades de uva cultivadas en Sudáfrica, fueron importadas de Europa, pertenecientes a la especie ” vitis vinífera”, muy propensa a la filoxera: actualmente suelen ser injertadas en pies de vides americanas, resistentes a este insecto. En la actualidad el viñedo es joven en su mayoría, 10 años. Stellenboch es la capital de los vinos sudafricanos, se encuentra el 50% de las bodegas el país.

El clima seco y cálido, las viñas con riego por goteo y los suelos granítico. Produce mucho vino ecológico. Zona principal de vinos tintos, variedad Syrah y pinot noir.

sudafricavinos660x495.jpg

Principalmente son dos los vinos más significativos elaborados en este continente:

  • Roodeberg: es un vino elaborado solamente en Sudáfrica. Vino tinto color rubí, con notas a frutas rojas, hierba y tabaco; alto contenido en taninos, algo astringente, joven de nueva tecnología.
  • Pinatage: es el vino más antiguo y conocido de Sudáfrica. Esta variedad fue creada en 1925, por la hibridización de las cepas Pinot noir y Cinsault. Se caracteriza por plantaciones en suelo arenoso y pizarra. Su fermentación se lleva a cabo junto con el hollejo, con el objetivo de tomar color. Vino de color medio, rojo rubí. Sabor a ciruelas y frambuesas. Grado alcohólico entre 12 y 14. Se suele beber joven.