Receta de fresas con nata montada

Una de las recetas más sencillas que conozco, pero también de las más populares. No podréis fallar si las fresas están ricas.

La verdad que encontrar fresas que estén de temporada aún es todo un lujo, aunque sabemos que pueden ser de las últimas que podamos encontrar. Estas son de la Vega de Madrid, no es una zona muy conocida por sus fresas pero puedo decir que son de las mejores que he comido, así que creo que el postre por excelencia que se puede hacer con ellas son unas fresas con nata montada.

Esta receta la podemos ver en muchas películas. Como una especie de postre muy goloso para aquellos momentos en los que se quiere sorprender a la pareja. Aunque, sinceramente, cuando lo hago yo estoy recordando las grandes comidas familiares de primavera que teníamos en mi casa cuando era pequeño.

El secreto precisamente de este postre creo que está en lo que nos puede hacer recordar, pero sobre todo, en lo que nos puede transmitir. Y es que su dulce y a la vez fresco sabor por esos toques ácidos de la fresa, nos transmite un enorme placer al paladar.

Tiempo de elaboración | 10 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

fresasnata2660x438.jpg

  • 1/2 kg de fresas
  • 1/2 kg de nata para montar 35% mg mínimo (crema de leche)
  • 75 g de azúcar

Cómo hacer fresas con nata

La elaboración es muy sencilla y rápida, en especial si tenemos batidora con varillas para montar la nata. Empezaremos limpiando las fresas y las secamos con papel. Les cortamos, si queremos, la parte verde o si no la dejamos y después nos puede servir para cogerlas por el rabito.

fresasnata3660x438.jpg

Después empezaremos a montar la nata. Cuando esté por la mitad notaremos que tiene burbujitas de aire, en ese momento añadimos el azúcar.

fresasnata4660x438.jpg

Seguimos batiendo hasta que la nata esté montada, espesa, y se queden picos formados con las varillas al despegarlas de la espuma.

Consejos y sugerencias

Al final serviríamos la nata montada con las fresas por encima y a comer. Para hacer la receta no he comentado que la nata debe estar fría, a unos 5ºC. De esta forma conseguiremos que monte mejor, además podremos comerla una vez terminada y no tendremos que esperar. En la nevera la nata aguante unos 3 días como mucho, aunque como no hemos añadido ningún estabilizante se nos puede bajar al día siguiente o dos días.