De la Guía Campsa a la Guía Repsol: 35 años de historia

La historia de una guía desde un punto de vista personal. Lo que significó para mi, en mi infancia, la Guía Campsa.

Hoy os quería hablar de una guía que me ha acompañado durante mucho tiempo en los viajes de las vacaciones de mi infancia. Se trataba de la Guía Campsa, el complemento único e indispensable que tenía que haber en las guanteras de los coches españoles.

Es algo que tengo muy presente en las imágenes de mis recuerdos de la infancia. Teníamos un seat 124 por aquel entonces y los viajes los hacíamos de madrugada para ahorrarnos el calor del mediodía. Era cuando no existía el aire acondicionado en los coches o eran muy pocos los que empezaban a tenerlo. Imaginaros la estampa.

  • Una baca de metal que parecía la reja de una tienda de hoy en día.
  • Maletas por doquier.
  • Almohadas para dormir, sábanas por si la noche era fresca.
  • Yo y mis dos hermanos. Mi madre y mi padre.
  • Comida, agua, juegos para entretenernos… y siempre la Guía Campsa de cada año.

Cómo una guía logra hacerse una compañera inseparable

bodegon660x533.jpg

Os podéis imaginar que no existía Google Maps ni otras aplicaciones para smartphones, ni mucho menos existía eso que unos 15 años después empezaría a venderse como TomTom. Facilidades todas pero ninguna con la esencia de esas hojas de papel.

Los días antes de cada viaje lo que hacíamos era señalar en bolígrafo en los mapas de carretera de la Guía Campsa la ruta que íbamos a seguir. Era muy divertido, imaginaros a un niño que no tiene ni idea de nombres de carreteras ni de números, y solo ve colores que quieren decir que una carretera es mejor a otra, siguiendo con un boli el camino que vaya por las mejores carreteras del punto de partida al punto final. Con deciros que fue todo un avance cuando terminaron la A-3 hasta Valencia…

¿Pero qué tiene la guía? Y es que al fin y al cabo era papel, mapas de carretera que se desplegaban, más grandes y más pequeños, e incluso una parte de la guía dedicada a los restaurantes y clasificados. Era entonces cuando mi padre me contaba lo que había comido y dónde lo había comido. O dónde había dormido una noche u otra.

Recuerdos, eso es lo que tiene un libro como era la Guía Campsa. Y eso es lo que para mi le hace especial y totalmente diferente a cualquier avance tecnológico que tengamos hoy en día. Bueno, habrá que ver lo que mis hijos cuenten dentro de 30 años sobre el iPhone que tenía su padre. Ellos tal vez vayan con una hoja de grafito donde se cargará mucha y mejor información de la que tengamos ahora mismo a nuestro alcance. O tal vez, incluso el grafito se haya quedado anticuado. Quien sabe.

La renovación de la Guía Campsa: Guía Repsol

guiarepsolipad660x495.jpg

Desde el año 1977 ha llovido mucho, tanto como 35 años. Tantos años solo hacen un sumar y seguir a una publicación tan importante en nuestro país. Una guía que nació con el convencimiento de que se podía marcar la diferencia con un producto diferenciado a otras guías.

En datos hay que decir que desde el inicio se han impreso más de 5 millones de ejemplares de la guía. Guía que cambió su nombre en 2009 por el nombre actual Guía Repsol. Y no solo eso, si no que además se modernizan hasta el punto de tener canales en redes sociales. O incluso se adaptan a los nuevos medios creando aplicaciones en iPad y iPhone.

Esta transformación ha sido desde el inicio. Siempre buscando una clara señal de mejorar y en especial de acercar la gastronomía y los viajes a las personas. Guía de vinos, los Soles Repsol en la Guía de restaurantes, creación de cd, webs, estar presentes en GPS, en el móvil al inicio del GRPS y ahora mismo con las apps que os mencionaba.

Precisamente hay un hecho que ha cambiado en la última guía y es que utilizando las nuevas tecnologías quieren volver a eso que os he comentado y que tantos recuerdos me produce: señalas las rutas de mi viaje con boli. Bueno, el boli lo dejamos a un lado, pero el hecho de que la Guía Repsol 2012 se haya transformado para volver al origen y a la vez aprovechar las nuevas tecnologías la hacen renacer. Por ejemplo la guía de carreteras se publica de forma independiente y es de formato menor, de ese modo se facilita su consulta.

En el formato papel se crean nuevas guías, tanto de turismo con los mejores restaurantes como con la de mejores sabores. En Internet en Guiarepsol.com se pueden planificar las escapadas tanto en carretera como en destinos – qué visitar, qué comer, qué beber, dónde dormir, etc -. Y las apps móviles de apple y también estará en Nokia y Android.

Yo tengo 32 años, mira que cuesta escribirlo, así que imaginar que esta guía, primero Campsa y ahora Repsol, me acompaña casi desde que tengo mis primeros recuerdos. No sé el futuro cómo será, pero seguro que la próxima ruta que hagamos en familia pienso hacer el plan de carretera con mis dos enanos.