Aprende a cocinar bien la verdura

Aprende a cocinar bien la verdura con consejos y sugerencias fáciles. El objetivo es conseguir que cada verdura tenga su propio punto de cocción.

Hay quien piensa que cocinar la verdura no implica ningún tipo de preparación antes en cuanto a que creen que es tan fácil cocinarla que no requiere conocer el tipo de verdura u hortalizas que hay que cocinar, que no hay que tener en cuanta el tiempo, la temperatura, la técnica de cocina, y otros muchos detalles.

Pero lejos de esa creencia infundada de la que verdura no se merece un estatus como la carne o el pescado, hay que tener en cuenta que sí, la verdura requiere unos cuidados. Como por ejemplo y en términos generales la verdura se suele cocinar mucho mejor a alta temperatura y en poco tiempo. Siendo el punto exacto el que hará que la textura, sabor y color de la verdura sea perfecto. Pero, ¿cuál es ese punto exacto?

Consejos para cocinar verduras

No hay mejor forma de conseguir una verdura u hortaliza bien cocinada que probando su textura de forma frecuente. Da igual la forma cómo la cocinemos, es decir, la técnica de cocina. Lo mejor es probar y probar, de esa forma iremos aprendiendo casi de forma innata cómo quedarán mejor y con el paso del tiempo conseguiremos hacerlo a ciegas.

verduras2660x495.jpg

cc darioalvarez

Ahora bien, para que esto salga bien tenemos que cumplir algunos requisitos. Como por ejemplo:

  • Cortaremos la verdura y hortalizas del mismo tamaño si las cocinamos de forma independiente. Es decir, si cocinamos zanahorias con zanahorias, patatas con patatas, etc.
  • Si las cocinamos mezcladas, además de cortarlas del mismo tamaño por tipo de verdura u hortaliza, las iremos añadiendo a la fuente de calor según nivel de dureza. Siendo las más duras las primeras y las últimas las menos duras.
  • Hay verduras que se vuelven oscuras, incluso antes de cocinarlas, en esos casos lo mejor es echarlas en agua con limón. Así retrasamos el pardeamiento que se produce por la oxidación. Además, estos líquidos ayudan a que después, durante la cocción, se retarde el ablandamiento que suele producirse en la cocción.
  • Básicamente si cocinamos verduras de color verde debemos tener en cuenta que deben hacerse en menos de 5 minutos. De ese modo conseguiremos que la clorofila no se pierda. Y siempre debemos refrescar con agua fría la verdura después, para poder fijar la clorofila. Después solo habría que recalentar – por ejemplo con un rehogado – o añadir ingredientes calientes.
  • Del mismo modo, si queréis verduras con un verde bien fresco, no añadir limón después ya que las decolora.
  • Cocinar verdura no significa, necesariamente, dejarlas blandas. Ese punto es bastante desagradable, la verdura y hortaliza debe quedar al dente, con un punto crujiente.
  • En algunas verduras y hortalizas será necesario recubrirlas de aceite o mantequilla una vez cocinadas. De esa forma evitamos que se arruguen, por ejemplo con los espárragos, judías verdes, zanahorias, maíz. Ese fenómeno de “arrugarse” ocurre porque pierde humedad por evaporación al estar calientes.

Con estos ligeros consejos sobre cómo cocinar verduras y hortalizas lo que pretendemos es intentar que se haga justicia. No vale añadir las verduras u hortalizas al agua y dejarlas un rato. Cada una requiere un tiempo y una temperatura. Una forma de entenderlas para conseguir que sean espectacular. De ese modo seguro que las verduras gustarán mucho más de lo que gustan ahora mismo.