Una corona casera para la puerta

coronas329x350.jpg

(c) Manualidades

En navidad es común colgar una corona navideña en la puerta de entrada de la casa por dentro o por fuera. Esta tiene que causar una buena impresión porque es lo primero que vemos al llegar. Por eso la gente se esfuerza en comprar algunas que son enormes, con muchos adornos y caras.

Este símbolo natalicio significa eternidad y dicen que colgar una traerá alegría al hogar. Para celebrar la felicidad que viene con ella te aconsejo hacer una tú. Es muy fácil, ahorras dinero y contribuyes con el reciclaje. Además te llevas los créditos y felicitaciones.

  1. Corchos de botellas: Junta todos los corchos de botellas de vino que tengas en tu casa. Toma un pedazo de cartón piedra, córtalo de forma circular y hazle un agujero (grande) en el medio. Agarras los corchos y los vas pegando sobre la base de cartón, primero de forma ordenada y cuando esté completamente cubierta, los vas poniendo desordenados, unos sobre otros. Para darle una terminación linda pégale una rosa hecha de cinta del color que quieras, te aconsejo que sea uno fuerte para que contraste con el tono beige de los corchos. Esta misma corona la puedes hacer con botones de diferentes tamaños y formas.
  2. Pedazos de géneros: Agarra un alambre y muchos pedazos de género cortados de forma irregular, pero que tengan más o menos un tamaño similar entre sí. Hazle un agujero pequeño (del tamaño del diámetro del alambre) a los trozos de tela y pásalos a través del alambre hasta que estén tan unidos que no se vea más que el género. Después unes las puntas del alambre y tapas la juntura con una cinta. Esta también la puedes hacer con botones, pasas el alambre a través de los agujeros del botón y luego unes la corona.
  3. Corbatas: Ocupa las corbatas que hayan en tu casa. Para esta también necesitas un alambre, lo unes antes de hacer nada, después pasas una corbata y la enrollas desde la parte más delgada hasta la punta que es más gruesa, la tienes que ir doblando en su lugar para que quede abultado, después tomas otra y la enrollas al lado y así hasta que se complete el círculo. La última la dejas para hacer una rosa y la amarras a la corona.
  4. Malvaviscos: Si quieres una corona comestible, toma un hilo y una aguja y atraviésales malvaviscos (marshmallow) y ata los extremos. Agarra ramas a de pino de verdad y pincha los malvaviscos cada cierto tramo, calienta un poco de azúcar para formar caramelo y úsalo como pegamento para adherir dulces pequeños a la corona. Te aconsejo que esta no la pongas en la puerta, la puedes hacer el día de navidad y así se la comen en la noche.

¡Manda tus ideas de coronas caseras!