Realeza

¿Era la víctima? Así ha hablado Camila Parker de cuánto sufrió por ser la amante

La monarca ha vivido tiempos difíciles tras quedar como la tercera en discordia del matrimonio de Lady Di y Carlos.

Lady Di / Carlos III  / Camila Parker

A Camila Parker le ha tocado vivir bajo la sombra de Lady Di, pese a que falleció hace 26 años, debido a que el haberse convertido en la amante de Carlos III le costó por muchos años su paz y tranquilidad, y cada tanto vuelven los coletazos por haber sido “la otra” como sucedió el mismo día de su coronación como reina consorte, donde muchos recordaron a la princesa.

Era Diana Spencer la que muchos anhelaban ver coronada como Reina, ante la calidez y cercanía que mantuvo con el pueblo durante los años que estuvo dentro de la realeza, pero no era el caso del en aquel entonces heredero de la corona, quien llegó al altar amando a otra mujer.

Carlos III y Camila Parker le dieron riendas sueltas al amor, pese a que él estaba casado con Lady Di, por lo que una vez que ella se enteró empezó el verdadero calvario para el trío amoroso.

Camila Parker y su supuesto sufrimiento por los señalamientos

El amorío de los ahora Reyes de Inglaterra, terminó con un inminente divorcio entre Carlos y Diana, luego de haber concebido a sus hijos: el príncipe William y Harry, por lo que el linaje de la realeza había sido asegurado.

Luego que la llamada princesa del pueblo confesara en una entrevista que en su matrimonio eran tres, las miradas apuntaron de la peor manera hacia Camila Parker, quien desde entonces ha sido criticada y señalada como la “amante”, incluso hay quienes no la reconocen como monarca.

Limpiar trabajo no ha sido tarea fácil pues durante todo este tiempo y pese a que es la quien está sentada en el trono no pudo evitar los ataques, miradas incómodas y las humillaciones, pues no ha sido fácil el olvido.

Aunque en pocas oportunidades la reina ha hablado de ello, llegó a confesar cuanto sufrió en aquellos tiempos donde en cada aparición era juzgada y asegura que fue gracias a su familia que logró sobrevivir.

“Fue horrendo. Fueron unos tiempos [...] que no le desearía ni a mi peor enemigo. No habría sobrevivido sin mi familia”, contó.

Pese a la amarga experiencia, se hizo más fuerte, por lo que aprendió a afrontar de la mejor manera los problemas.

“Nos seguían a todas partes y nos acechaban como fantasmas. Teníamos unos binoculares en el cuarto de baño de mamá para vigilarlos. ¡A veces había una docena!… Tienes que reírte de ti misma porque si no puedes hacerlo es mejor que lo abandones. A veces pienso: ‘¿quién es esa mujer?’ No puedo ser yo. Y así es cómo sobrevives”, confesó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos