Celebs

Jamie Lee Curtis: de ser “otra nepo-baby más” a llorar por su primer Oscar a sus 64 años

A la actriz nunca la tomaron muy en serio a pesar de su carisma y hoy disfruta merecidamente su victoria.

Jamie Lee Curtis ganó su primer Oscar a sus 64 años

Jamie Lee Curtis se consagra como actriz y pasó de ser una “nepo-baby más” a llorar por su merecidísimo Oscar a sus 64 años.

Ella nunca fue tomada muy en serio por la Academia, y eso siendo hija de Tony Curtis y Janet Leigh (estrella de ‘Psicosis’), lo que claramente la hace una “nepo-baby” . Comenzó su carrera con la clásica “Halloween” y se hizo un ícono en películas donde mostraba toda su sensualidad como “De Mendigo a Millonario”, en 1983, junto a Eddie Murphy. Haciendo de una prostituta de un corazón de oro, y a pesar de su sensualidad, ganó un merecido BAFTA por un personaje inolvidable. Pero también mostró esta faceta con su striptease, icónico, en “Mentiras Verdaderas”. Allí su esposo era Arnold Schwarzenegger.

Esta es la escena que la consagró como ícono sexual.

Recomendados

Pero ella siempre quiso más. Eso, a pesar de que ya era insuperable en comedia, tal y como lo podemos ver en ‘Un viernes de locos’ donde cambia de cuerpo con Lindsay Lohan y protagoniza escenas tan memorables como la del solo de guitarra en el show de su banda.

O cuando hace también de madre porrista en “You Again”, de 2009, donde se agarra a pelear con Sigourney Weaver y terminan regañadas en una piscina por el marido de Jamie, por ejemplo. Asimismo, era la mamá de Zoey Deschanel en “New Girl”.

Ahora, Jamie también se ganó un Globo de Oro por la comedia Anything But Love. Pero todo esto y una filmografía extensa no le daban su justo y merecido reconocimiento.

La nominación la sorprendió

“Jamás estuvo en mis sueños más salvajes. Siempre me he sentido como una renegada mirando hacia adentro y, sin embargo, siempre he estado muy agradecida por todas y cada una de las oportunidades que he tenido”, dijo ella, que siempre se expresó con emoción sobre la nominación.

Cabe decir que sus padres estuvieron nominados, pero jamás ganaron. Y ella llorando, lo dijo en su discurso. “¡Me gané un Oscar!”

Tags

Lo Último


Te recomendamos