Celebs

Paris Hilton y los abusos que enfrentó en su adolescencia de los que defenderá a su hijo

La rubia ha llevado años aparentando una vida feliz para olvidar los maltratos que vivió

Paris Hilton se convirtió en madre.

Aunque muchos anhelan la vida de lujos que ha llevado Paris Hilton, al contar con una mansión propia, negocios multimillonarios, looks de las casas de moda más reconocidas, una figura delgada y sus ondas rubias perfectas, lo cierto es que no ha sido tan rosa como ha querido mostrarla y ella misma se ha encargado de contar su verdadera realidad.

“Lo siento, estoy tan acostumbrada a hacer mi personaje que ahora me cuesta ser normal. Nadie sabe quién soy”, dice en su documental This is Paris .

Ahora que ha nacido su primer hijo a sus 41 años, por vientre subrogado, muchos han recordado sus declaraciones sobre la dura infancia que llevó y de la que intenta salvar a su primogénito.

La cruel adolescencia que tuvo Paris Hilton

La socialité llevó años deseando convertirse en madre y finalmente lo ha cumplido. Ahora una de sus primeras mayores prioridades será no permitir que su heredero pase por las calamidades que le tocaron enfrentar a ella cuando apenas era una niña.

“Algo pasó en mi infancia que nunca le he contado a nadie. Y no podía contároslo porque, cada que vez que lo intentaba, me castigaban. Todavía tengo pesadillas al respecto”, expresó la nieta del fallecido hotelero Barron Hilton.

Paris confesó en una entrevista para la revista People que fue internada en un instituto por sus padres quienes intentaban controlar su vida llena de excesos y salidas junto a sus amigas como Kim Kardashian y Britney Spears, con lo que no contaban era que la experiencia sería una total pesadilla para ella al sufrir violencia física, verbal y psicológica.

“Me escapaba para ir a fiestas y a discotecas. Mis padres eran tan estrictos que provocaban que quisiera rebelarme. Me castigaban quitándome el teléfono móvil, la tarjeta de crédito, pero nada funcionaba”, contó.

En busca de encarrilarla la llevaron a distintos institutos siendo Provo Canyon School, ubicado en Utah, el último donde estuvo y el cual presintió que la pasaría realmente mal.

“Cuando llegué sabía que iba a ser peor que cualquiera de los otros colegios en los que había estado previamente. Se supone que era una escuela, pero las clases no eran el foco para nada. Desde el momento en que me despertaba hasta que me iba a dormir, tenía gente gritándome en la cara. Era una tortura continua”, dijo.

Hilton aseguró que en medio de los insultos y burlas fue sometida a maltratos físicos para que fueran incapaces de desobedecer.

“La gente que trabajaba allí nos decía cosas terribles. Constantemente te hacían sentir mal sobre ti misma, te hacían bullying. Creo que su meta era quebrarnos. También eran físicamente abusivos, nos pegaban y nos estrangulaban. Querían que reinara el miedo entre los chicos para que estuviéramos demasiado asustados como para desobedecerlos”, expresó.

Sus palabras fueron confirmadas por algunos excompañeros quienes agregaron que los obligaban a automedicarse y los castigaban duramente, llegando a aislarlos en confinamiento solitario si se rebelaban.

“Usaban eso como castigo, a veces nos tenían encerrados 20 horas en un día. Tenía ataques de pánico y lloraba todos los días. Era muy miserable, me sentía una prisionera y odiaba la vida”, aseguró Hilton.

En medio del calvario que vivía le era casi imposible contárselo a sus padres pues rompían sus cartas, le quitaban los teléfonos y los dejaban aislados del mundo exterior, asegurándole a los padres que mentían.

Es por ello que ahora se ha encargado de asegurarse que estas instituciones no sigan arrebatando las infancias de los niños y violando sus derechos.

“Quiero que estos lugares cierren, que se hagan cargo de lo que hicieron. Quiero ser la voz de los niños que han vivido algo así. Quiero que esto pare para siempre y voy a hacer todo lo posible para que suceda”, enfatizó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos