TV y Series

Las diferencias de ‘Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer’ y la realidad: no todo pasó igual

Algunos de los eventos en la historia del asesino serial fueron modificados para la serie.

Escenas de 'Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer'

La serie Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer ha acaparado la atención de las audiencias relatando los crímenes de uno de los peores asesinos seriales en la historia de Estados Unidos.

No obstante, la producción de Ryan Murphy se tomó algunas licencias y modificó ciertos detalles de la historia real del criminal para la serie de Netflix por propósitos dramáticos y narrativos.

Los eventos en Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer que ocurrieron diferente

A continuación, te presentamos cuatro diferencias entre el proyecto protagonizado por el actor Evan Peters y los siniestros eventos suscitados en la vida real:

Glenda Cleveland sí existió, pero no era vecina de Dahmer

Aparte del asesino serial, uno de los personajes principales de la serie Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer es su vecina Glenda Cleveland.

En la vida real, ella existió y fue testigo de un incidente con una víctima de Dahmer, pero no era su vecina. Cleveland, en realidad, vivía en el edificio contiguo al de donde residía el homicida.

Sin embargo, Dahmer sí tuvo una vecina que estaba alarmada por lo que ocurría en su departamento. Su nombre es Pamela Bass y ha narrado su testimonio en documentales.

El personaje de la miniserie es una combinación de las vidas y experiencias entre Bass y Cleveland.

Los policías Balcerzak y Gabrish nunca fueron premiados

En el penúltimo episodio de la serie, los oficiales Balcerzak y Gabrish fueron galardonados con el premio al Oficial del Año de la Asociación de Policías de Milwaukee por su trabajo en el caso.

En la vida real, esto no pasó. Al contrario, ambos fueron suspendidos por haber devuelto a Konerak Sinthasomphone a Dahmer luego de que el niño huyera de su apartamento.

Sin embargo, volvieron a sus funciones en 1994, una decisión que fue recibida con disgusto y molestia por parte de los familiares de las víctimas del asesino.

La familia Sinthasomphone no asistió al juicio de Dahmer

La producción muestra que Jeffrey Dahmer fue sentenciado por el abuso sexual del niño Somsak Sinthasomphone –hermano de Konerak– en un juicio en el año 1989.

En la vida real sí recibió una pena irrisoria por el crimen (cinco años de prisión de los que solo cumplió 10 meses con muchas concesiones), pero el juicio no sucedió como en la serie.

En este momento en la ficción, el juez es discriminador con el padre de la víctima, Sounthone Sinthasomphone, por la mala pronunciación que tenía del inglés.

Empero, según el libro Monster: The True Story of the Jeffrey Dahmer Murders de la periodista Anne E. Schwartz, la familia Sinthasomophone no asistió al juicio porque nadie les avisó.

Tampoco les advirtieron que había salido en libertad antes. La serie incluyó esta escena como un recurso para mostrar el racismo y discriminación que sufrieron las víctimas de Dahmer.

Una adolescente fue quien se enfrentó a Jeffrey Dahmer para rescatar a Konerak

En Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer, las vecinas del asesino salieron todas a proteger a Konerak Sinthasomphone luego de que lograra escaparse del departamento del asesino.

Empero, en la vida real, fue la valiente adolescente Nicole Childress, sobrina de Glenda Cleveland, la que notó la situación e intervino para salvar al niño de 14 años de edad.

En el documental Jeffrey Dahmer: Mind of a Monster, Childress narró el horrible episodio que atestiguó cuando tenía 17 años a tan solo unos meses del arresto de Dahmer.

Según contó, estaba con su prima y unos amigos en un carro cuando vio por la ventana a una persona desnuda y malherida. Entonces, decidió salir del auto a ayudarlo y llamó a la policía.

En ese instante, el asesino apareció por el joven. Nicole se opuso y se enfrentó a Dahmer. Cuando los oficiales llegaron, entonces ocurrió lo mismo que en la serie: creyeron la versión del criminal.

Childress y su prima no supieron más de Konerak hasta que atraparon al “Monstruo de Milwaukee”. Entonces, conocieron el trágico destino del niño que se pudo haber evitado si las hubieran escuchado.

Tags

Lo Último


Te recomendamos