Celebs

Ryan Grantham: así fue cómo planeó la muerte de su madre

El joven actor ha sido condenado a cadena perpetua, sin posibilidad de libertad provisional hasta pasados 14 años.

Ryan Grantham participó en cintas como 'Diario de un Chico en Apuros'.

Ryan Grantham, conocido por su papel en la serie Riverdale, tenía todas las posibilidades de ser una de las próximas celebridades reconocidas de Hollywood, pero apostó por hundir su vida y su carrera, luego de asesinar a su madre y conspirar para matar al primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Con apenas 24 años vio desplomarse su futuro, al recibir cadena perpetua el pasado miércoles 21 de septiembre, en la Corte Suprema de Columbia Británica en Vancouver, a más de seis meses de haberse declarado culpable de asesinato por la muerte de su madre, Barbara Waite, de 64 años.

La justicia determinó que el actor no tendrá posibilidad de libertad provisional hasta pasados los 14 años.

Así asesinó Ryan Grantham a su madre

Fue el 31 de marzo de 2020 cuando Ryan decidió dispararle en la nuca a su madre mientras tocaba el piano en la casa de la familia en Squamish, en la Columbia Británica.

Para hacer aún más escalofriante el momento, decidió grabar un vídeo con una cámara GoPro, en donde confesó el asesinato y mostró el cuerpo sin vida de su progenitora.

“Le disparé en la nuca. Momentos después, ella habría sabido que era yo”, dijo en el momento.

El joven tenía claro su objetivo: asesinar a su madre para que no presenciara los próximos asesinatos que tenía pensado ejecutar.

Sin embargo, tras cometer el delito, decidió ir por cerveza, marihuana, preparó cócteles Molotov, vio series de Netflix y luego cubrió el cuerpo de su madre con una sábana para acostarse, según detalló la policía.

Al día siguiente rodeó el cuerpo de la mujer con velas, colgó un rosario en el piano y tomó tres pistolas, municiones, 12 cócteles molotov y equipo de campamento para llegar a Rideau Cottage, donde vive el primer ministro canadiense, en Ottawa.

Su plan era asesinar al político y aunque condujo por unas cuantas horas hacia la residencia de Trudeau, declinó de su idea y no llegó a cometer el magnicidio que tenía preparado con antelación.

Por lo contrario, decidió dar vuelta para dirigirse al Departamento de Policía de Vancouver y se entregó, diciéndole a un oficial: “Maté a mi madre”.

Según la jueza, Kathleen Ker, meses previos al asesinato de su madre, Grantham tuvo pensamientos suicidas e ideas homicidas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos