Celebs

No le entró el vestido por completo: Kim Kardashian tuvo que usar una estola para tapar su trasero

El diseño se realizó a medida de Monroe y se terminó de coser cuando la actriz se lo puso.

Kim Kardashian llevando el vestido de Marilyn Monroe

Aunque Kim Kardashian lucía espectacular durante su desfile por la alfombra roja de la MET Gala 2022, llevando nada más y nada menos que un vestido que la propia Marilyn Monroe portó en el pasado, tuvo que recurrir a una estola para cubrir su trasero.

Y es que la socialité se enfocó en una dieta muy baja en calorías durante las últimas tres semanas para perder al menos 7 kilos y entrar en la pieza, pero debido al tamaño de sus glúteos no le encajó por completo.

Por esta razón, su grupo de estilistas ideó una solución: dejar su retaguardia al descubierto y taparlo con una estola blanca de piel, haciendo juego de una manera sobria, elegante e inesperada, pero su verdadera razón de uso salió a la luz hace poco.

Kim Kardashian solo lució el vestido original de Marilyn Monroe por pocos minutos

Fue el propio museo Ripley’s Believe It or Not, prestatarios del fabuloso traje, que lo revelaron mediante una pieza audiovisual en el que se ve el tras cámaras mientras le hacen la prueba de vestuario, intentando ser muy cuidadosos con la prenda valorada en 5 millones de dólares.

En todo momento, la prioridad fue proteger el vestido que se mantuvo en el museo a temperatura y humedad controlada desde que lo adquirireron en 2016 y que es icónico por aquella vez que la diva de Hollywood le cantó el famoso Happy Birthday, Mr President a John F. Kennedy en 1962.

"Tomamos un gran cuidado en preservar esta pieza histórica de la cultura pop. Con el input de conservadores de prendas, archivistas y expertos, la condición de la prenda fue la prioridad absoluta. Aunque no lo crean, ninguna alteración se hizo en el vestido y Kim se cambió a una copia después de la alfombra",

—  dijo el museo en redes sociales.

De hecho, tanto ella como el equipo, guiado por conservadores y expertos, tuvieron que utilizar siempre guantes blancos para tocar el vestido y solo lo llevó para desfilar ante los paparazzi. Al finalizar su caminata, lo sustituyó por una réplica.

“Soy extremadamente respetuosa con el vestido y todo lo que significa para la historia de América”, dijo la socialité, según People. “Nunca querría sentarme o comer con él puesto, o ponerlo en peligro de cualquier manera, y no llevaré el tipo de maquillaje en el cuerpo que normalmente llevo”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos