TV y Series

Mira cómo se veía Gaby Spanic en la primera telenovela que protagonizó

La estrella venezolana tenía 21 años cuando interpretó su primer protagónico.

Gaby Spanic

Con más de dos décadas de ilustre trayectoria artística, Gaby Spanic ha logrado consagrarse como uno de los rostros más famosos, respetados y queridos de la televisión latinoamericana.

Dueña de un gran talento, un carisma natural y una belleza indiscutible, la nacida en Venezuela se ha ganado su lugar en varias de las telenovelas más famosas con su entrega y perseverancia.

Desde finales de los años 90, el mundo la recuerda por su interpretación de Paulina y Paola en La usurpadora, el emblemático teledrama con el que debutó en la pantalla chica mexicana.

Sin embargo, aunque fue su actuación en esta trama la que la lanzó a la fama internacional y catapultó su carrera, este no fue el primer papel protagónico que encarnó la reconocida actriz.

El aspecto de Gaby Spanic en su primera novela como protagonista

Antes de encabezar la ficción que marcó un antes y un después en su vida, la estrella ya se había estrenado como protagonista en Como tú, ninguna, una novela venezolana lanzada en 1994.

En el melodrama de Venevisión, ambientado en Caracas, la intérprete de entonces 21 años demostró sus dotes actorales y la experiencia adquirida en siete producciones previas en la piel de Gilda Barreto.

Dentro de la trama, también encabezada por Eduardo Luna, la heroína era una bella, huérfana y humilde muchacha que se enamora de Raymundo Landaeta, un joven de alta sociedad.

Al comienzo de la historia, escrita por Alberto Gómez y Carlos Romero, el acaudalado galán del dramático estaba listo para casarse con Yamilex, una mujer su mismo estatus social que sus padres aprobaban.

Sin embargo, a poco para celebrarse la esperada boda, los caminos de Gilda y Raymundo inesperadamente se cruzan y surge entre ellos un amor irrefrenable de forma instantánea.

En contra de los deseos de sus padres, Landaeta termina su compromiso con su novia y comienza un romance con Barreto, quien se llena de ilusión con el primer amor.

Asunción, la mujer que había criado a la cándida Gilda, en el fondo tampoco está de acuerdo con el idilio pues cree que está destinado al fracaso debido a la diferencia de clases sociales.

No obstante, a pesar de todo, los enamorados felizmente se casan. Entonces, la noble protagonista, convertida en la novia más feliz del mundo, se muda a la mansión de los Landaeta.

Desgraciadamente, en su nuevo hogar, su vida de ensueño se convierte en una pesadilla.  Y es que su suegra, Leónidas de Landaeta, se dedica a humillarla y despreciarla.

En alianza con Yamilex, la controladora mujer procura hacer todas las villanías posibles a Gilda para forzar su divorcio de su hijo. Incluso después de enterarse del embarazo de su nuera.

Tras perpetrar toda clase de maldades, la egoísta Leónidas logra su objetivo: los esposos se separan y la protagonista vuelve a su barrio inundada por un inmenso dolor.

De regreso a sus orígenes, Gilda empieza a cantar para subsistir. Sin esperarlo, además conoce a Raúl de la Peña, un hombre interpretado por Miguel de León con el que vuelve a creer en el amor.

En los fotogramas de esta producción con casi 300 episodios, finalizada en 1995, Spanic quedó inmortalizada derrochando talento, profesionalismo y también belleza en la flor de la juventud.

Asimismo, gracias a su actuación, la actriz que además encarnó a Raquel Sandoval en esta ficción no solo se consolidó como estrella, también se enamoró De León, con quien estuvo casada entre 1996 y 2002.

Ahora, Gaby Spanic tiene 48 años; luce cambiada pero tan guapa como en Como tú, ninguna y sigue vigente en el mundo de la actuación consagrada como una de las más grandes estrellas de las telenovelas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos