Celebs

Abuso doméstico, adicciones e infidelidades: el lado oscuro de Jada Pinkett Smith

La artista de 50 años ha revelado parte de los ‘demonios’ que atormentaron su vida.

El lado oscuro de Jada Pinkett Smith

La mayoría conoce a Jada Pinkett Smith como Niobe, de Matrix, o también como Rome, de Magic Mike. Más recientemente, como la esposa de Will Smith que fue defendida por este con una bofetada a Chris Rock tras burlarse de su alopecia en los Oscar 2022.

Sin embargo, la estadounidense de 50 años tiene una historia de vida mucho más compleja de lo que se ve en la pantalla y en la polémica de turno, lo que la ha hecho catalogarse a sí misma “como un milagro andantante”, por todas las dificultades que ha tenido que atravesar.

El lado oscuro de Jada Pinkett Smith

Los antecedentes más oscuros se remontan a su vida familiar. Tal como reseñó Infobae, la oriunda de Baltimore creció con una mamá, Adrienne, adicta a la heroína durante más de dos décadas, que quedó embarazada a los 17 años.

Su padre maltrataba a su madre e incluso esta llegó a revelar que la forzaba a tener relaciones sexuales sin su consentimiento. “El daño emocional y espiritual que me hice a mí y a ella fue devastador”, dijo la mujer en el pasado.

“Sabía que mi madre y mi padre tenían una relación muy violenta desde el principio. Ella tiene un par de cicatrices en el cuerpo que, cuando era niña, tenía curiosidad”.

—  reveló Jada en su programa “Red Table Talk”.

En medio de ese clima de abuso doméstico, Jada Pinkett Smith desde muy joven desarrolló varias adicciones: a las drogas, al alcohol e incluso, al sexo, ya que sentía que todo “podía arreglarse con eso”. Incluso, confesó “engancharse” con una pornografía muy fuerte “que era muy perturbadora”.

“Para mí, beber vinotinto era como beberme un vaso de agua. Bebí mucho en la secundaria, y luego pasé a mezclarlo todo: éxtasis, alcohol, marihuana...me lo estaba pasando muy bien”.

—  Fue otra de las confesiones que hizo en su show transmitido por Facebook.

Todo esto la llevó a pensar en el suicidio cuando apenas tenía 20 años. El éxito que obtuvo en Los Ángeles con la actuación la siguió llevando a ese espiral de desórdenes emocionales, entre los que conoció a Will Smith, en 1994.

En aquel entonces, él estaba grabando El príncipe del rap y ella hizo un casting. No se quedó con el papel, pero sí con el protagonista con el que inició una relación cuando estaba todavía casado con Sheree Zampino y tenía un hijo.

Aunque hoy día se disculpó con ella por eso y reveló que nunca quiso contraer nupcias con él, sus altibajos en el matrimonio le han llevado a abrirse a una relación abierta, en la que estuvo románticamente con un amigo de su hijo, August Alsina, 21 años menor que ella.

“Will y yo hemos decidido desechar el concepto de ‘matrimonio’. Porque lo nuestro no es eso, es una asociación de por vida, en el sentido de que creamos una base juntos, que sabemos que es para siempre”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos