Celebs

Esta fue la tortura que Kim Kardashian tuvo que pasar al usar el traje amarillo de Balenciaga

Ella fue el centro de la atención en la Semana de la Moda de París, pero soportando muchas incomodidades.

Kim Kardashian

Nadie duda que Kim Kardashian pone de moda todo lo que usa, ¿pero a qué costo? Seguramente eso pasó por la mente de la celebridad en el reciente desfile de Balenciaga donde llamó la atención con su traje amarillo.

Este inusual look se volvió tendencia al ser fabricado con la tradicional cinta adhesiva de precaución, pero que llevaba el nombre de la casa de moda, y se adaptó a las curvas de la socialité.

Pero eso no fue todo, porque además, también embalaron su bolso y zapatos con este característico material que fue muy comentado en redes sociales, pero que puertas adentro le hizo pasar un mal rato.

La tortura de Kim Kardashian con el traje Balenciaga

De acuerdo con Univisión, se reveló que la famosa de 41 años casi no podía caminar y mucho menos sentarse con facilidad con esa creación única que tomó varias horas confeccionar sobre su cuerpo.

Esto, porque empezaron a surgir varios videos en internet en los que Kim Kardashian se toma varios segundos para poder sentarse en el desfile y casi ni giraba para poder conversar con naturalidad con los asistentes.

De igual manera, queda en constancia que los asistencias de la marca comenzaron a embalar a la integrante del clan Kardashian-Jenner desde los zapatos, pasando por sus piernas y por último, en los brazos.

“Me quedé con el traje de Balenciaga y literalmente tuvieron que cortarlo para sacármelo. Lo guardé y está intacto con las botas, el bolso y todo. Es para mi archivo”, reveló la famosa en sus stories.

No obstante, no es la primera vez que Kim Kardashian suele llevar esta clase de atuendos llamativos que cautivan a sus fans porque previamente hizo lo mismo en el MET Gala, portando un traje que la cubrió de pies a cabeza y casi ni siquiera podía ver, también de Balenciaga que la ha escogido como su embajadora.

Tags

Lo Último


Te recomendamos