Celebs

The Matrix Resurrections, una apuesta a la nostalgia y al amor que no sigue reglas

La actriz mexicana Eréndira Ibarra ha sido una de las grandes sorpresas en la cinta

Han pasado vente años desde la última vez que vimos a Keanu Reeves y Carrie-Ann Moss juntos en acción pero es ahora cuando regresan en “Matrix: Resurrections”, una nueva historia cargada de nostalgia. Y es que la cuarta entrega de la saga no es una secuela ni tampoco un remake, sino un “reinicio” o “re imaginación” que rinde homenaje a sus predecesoras.

Las películas de Matrix siempre han estado a cargo de las hermanas Wachowski pero esta vez, es Lana quien asume el rol como directora en solitario, con lo que vino el reto de conservar la esencia del legado que inició con Lilly y al mismo tiempo seguir innovando.

Es así como ahora nos encontramos con personajes que alguna vez fueron familiares pero que ahora son aparentemente extraños consigo mismos y entre sí, empezando por Neo y Trinity.

Por supuesto tenemos el regreso de Jada Pickett Smith y Lambert Wilson y a un elenco de primera que incluye a Neil Patrick Harris para unirse a esta disparatada travesía.

Una de las grandes sorpresas ha sido la participación de la mexicana Eréndira Ibarra, quien da vida a Lexy, una mujer fuerte que se une a Neo en su viaje por la caótica Matrix.

Durante una charla virtual, la actriz respondió a Nueva Mujer sobre quién es el verdadero protagonista y lo que significó unirse a la saga como una de las protagonistas femeninas, al lado de Carrie-Ann Moss, Jada Pickett Smith (Niobe), Priyanka Chopra (Sati) y Jessica Henwick (Bugs).

“Yo siento que sin Trinity, Neo ni existe. Para mí Trinity siempre ha sido la protagonista junto con Neo y un poco el trabajo que hace Lana es deconstruir ideas, sistemas y esta idea patriarcal de que el hombre llega y nos salva es algo que al momento de hacer las primeras no fue su intención. Fue mas juzgar el concepto de ‘el elegido’ que enaltecer al elegido. Fue una exploración necesaria de romper con la hetero norma interiorizada y decir ‘sí la quería contar así pero necesito mas elementos’. Estos justamente hablan de la época en la que estamos de la necesidad porque no sólo se deconstruya la masculinidad sino también la feminidad y todo lo que nos alimento el sistema patriarcal”, aseveró.

Eréndira no es ninguna novata en la industria ni tampoco trabajando con Lana pues en 2015 formó parte de Sense8, serie de Netflix que las hermanas dirigieron.

Esto ayudó a la actriz a entender las intenciones de la cineasta y también a sentirse “como pez en el agua” en el set. Eso sí, reveló que uno de los desafíos más grandes para ella, fue el hecho de estar más tiempo en acción que hablando.También habló sobre el riguroso entrenamiento que llevó desde el primer día, aprendiendo artes marciales como el xiao ling, acondicionamiento físico y trabajo de armas.

Según reveló la actriz, la pandemia jugó un papel importante en la producción y estuvo a punto de no ser parte de la película. Como sucede en la historia, Eréndira tuvo que decidir “qué pastilla” tomar.

”Hubo un momento en el que tenía la oportunidad de seguir filmando con un crew más limitado y para eso yo tenía que decidir si ir a casa con mi familia y posiblemente no salir en la película o quedarme en Alemania lejos de mi familia, sin poder viajar y posiblemente sin poder salir del país si lo cerraban por completo”, dijo Ibarra.

“Recuerdo que Lana me llamó y me dijo ‘ésta es una situación de pastilla roja o pastilla azul. ¿Te vas a quedar en Alemania a crear esta utopia o te vas a quedar en tu casa y posiblemente no te voy a regresar para que hagas tu personaje?’”, puntualizó la actriz. Finalmente, la decisión de quedarse a grabar la llevó a ser parte de una de las sagas más importantes de la industria cinematográfica, algo con lo que muchos sueñan.

Tags

Lo Último


Te recomendamos