Celebs

Hija de Paul Walker envía un mensaje a su papá y da una lección sobre lidiar con la pérdida

Meadow, la hija de Paul Walker, ha demostrado una gran fortaleza

El dolor de una pérdida es un cúmulo de emociones desordenadas. Un día estás riendo, recordando los buenos momentos y al día siguiente estás en el suelo llorando. La experiencia es diferente para todos y el proceso de sanación es un viaje personal.

Es así como Meadow, la hija del fallecido actor ha dado lecciones de resiliencia sobre afrontar la ausencia de un ser querido. Han pasado 8 años de su muerte pero la joven modelo no pierde la oportunidad de recordarlo con cariño.

“Te amo y te extraño sin cesar. Hoy y todos los días celebro tu vida, tu amor. Y tú, mi mejor amigo”, escribió Meadow junto a una fotografía en la que aparece de pequeña, recibiendo un tierno beso del actor.

Uno de los mayores temores en la vida de cualquier persona es perder a un ser querido, especialmente cuando se trata de un padre. Parece que la vida te dice que es natural, pero nadie puede prepararte para el vacío y el cambio que se siente.

Paul Walker, la estrella de la saga de películas Fast and Furious, falleció de forma trágica después de que el automóvil en el que se encontraba se estrelló a una velocidad de más de 100 mph, estallando en llamas.

El actor de entonces 40 años, fue encontrado muerto junto con su amigo y asesor financiero Roger Rodas el 30 de noviembre de 2013. De acuerdo con el informe del forense, Walker murió a causa de los efectos combinados de lesiones traumáticas y térmicas.

Mientras el mundo estaba conmocionado por la repentina muerte de un ídolo de Hollywood, Meadow se enfrentó al dolor de perder a su cómplice de vida, tenía 15 años cuando sucedió.

Aunque Paul no siempre estuvo presente mientras Meadow crecía, siempre se encargó de que nada le faltara. El actor tenía 25 años cuando se convirtió en padre de forma inesperada y ya que estaba despuntando su carrera, tomó la decisión de enfocarse en ello. Sin embargo, pronto comenzó a preocuparse de que se estaba perdiendo los años de formación de su hija.

Cuando tenía 13 años, Meadow se mudó con Paul Walker. “Ella es la mejor compañera que he tenido”, dijo una vez. “Es una locura. Nunca había tenido algo así en la vida”, dijo en una entrevista. Ambos se convirtieron en cómplices, él la llevaba a los sets de filmación y ella lo impulsaba a seguir aceptando proyectos. “Hay una parte de mí que siente que estoy recuperando el tiempo perdido”, dijo Walker.

La forma en la que Meadow sobrelleva la ausencia de su padre es a través de sus propios recuerdos pero también de aquellos que los fans y compañeros de carrera mantienen vivos. Para ella, la mejor forma de honrarlo es celebrando su vida y su amor.

La resiliencia en medio de un duelo es lo que nos lleva a creer que incluso las situaciones más trágicas ofrecen oportunidades de aprendizaje y crecimiento personal.

Hoy la joven ha forjado un nombre en el mundo de la moda, y nunca ha dejado de agradecer a su difunto padre por la confianza que ganó con los años. Ella ha dejado claro que la educación que le dio su padre, así como el aprender a enfrentar su ausencia, la ayudó a encontrar un sentido de sí misma tan fuerte.

“Haz lo que te haga sentir bien contigo mismo y trata de excluir al resto. No soy la persona más segura del mundo, pero tengo que volver a eso. Si mantienes esos sentimientos de inseguridad y no te sientes seguro en tu cabeza por mucho tiempo, se vuelve muy real”, dijo Meadow en una entrevista para Vogue.

Tags

Lo Último


Te recomendamos