Realeza

Te decimos cómo se fue deteriorando la relación entre la Reina Isabel II y Lady Di

Varios biógrafos de la realeza exponen sus opiniones y/o argumentos sobre ello.

Reina Isabel II y Lady Di

Que la Reina Isabel II y Lady no eran las mejores amigas es algo que siempre se ha hecho muy evidente entre los conocedores, cercanos y fieles seguidores de la familia real británica, sin embargo, hay quienes siempre han querido “suavizar” esta premisa que nunca fue realmente aclarada por algunas de estas personalidades tan respetadas en el mundo.

Y aunque se han realizado cientos de producciones en las que siempre se dejan ver las notables diferencias, gran parte de la verdad sobre la relación entre ambas ha estado reflejada por parte de los biográfos de la realeza quienes han podido constatar que en principio la monarca no estaba convencida de la relación de esta chica con el príncipe Carlos, pero hubo factores que la convencieron para ceder.

Uno de ellos es que el padre de la llamada “Princesa de corazones” era el oficial a cargo de los caballos de la familia real y esto le hacía tener mucha cercanía con todo su entorno, por lo que resultaba muy natural que, de pequeña esta emblemática mujer, creció y jugó con el príncipe Andrés y Eduardo.

Cómo se fue deteriorando la relación entre la Reina Isabel II y Lady Di

Tina Brown, biográfa de Diana asegura que la infancia de la madre de Harry y William fue muy amena y siempre estuvo rodeada o vinculada con la realeza por lo que era un entorno muy conocido por ella y sabía cómo encajar entre reinas, príncipes y demás cargos. De ahí que ella siempre se mostrara muy astuta, amigable y encajara bien entre ellos.

Incluso, llegó a asegurar que Lady Di tenía planes para convencer a la monarca, ya que en principio la veía tan solo como una “plebeya” más, peros sus conocimientos en el área de ecuestre, así como el esparcimiento al aire libre y el saber cómo desenvolverse ante una familia real le sirvieron como base para impresionar y hasta agradar a la Reina Isabel II.

Sin embargo, no todo fue tan grato, pues con el paso del tiempo y el estrés que le generó el cambio de vida, Diana comenzó a tener diversos trastornos entre los que se encontraban la bulimia. Esto fue algo que a criterio de las fuentes cercanas a esta tan icónica mujer, fueron deteriorando no solo su relación con quien fuera su esposo, sino también con la monarca, pues era algo que consideraba inaceptable.

Andrew Morton, otro reconocido biógrafo de la realeza alegó que Diana le tenía pánico a la Reina, tanto que ella trataba de evadirla, pero una vez que se dio por enterada de este cuadro tan grave de salud, ésta solo pudo repudiarla, no solo por poseer este problema, sino también porque luego de la separación con su hijo, ella comenzó a sostener romances y demás exposición mediática que dañaba la imagen de tan honorable familia.

Con ello la sentenció y por eso, durante años su relación estuvo tan distanciada, hasta el punto que podían pasar años en los que ellas, viviendo en el mismo palacio, nunca se veían o cruzaban en los pasillos, ya que no existía ningún tipo de interés de parte de ambas para comunicarse. El resto, es historia...

Tags

Lo Último


Te recomendamos