TV y Series

Alcohol y excesos, la dramática vida de la protagonista de La Casa de la Pradera

Karen Grassle publicó unas memorias que han dado de qué hablar.

Karen Grassle

La actriz Karen Grassle se ha ubicado en el epicentro de una polémica tras la publicación de sus memorias. Y es que la protagonista de La Casa de la Pradera no la ha tenido fácil y por eso, para desahogarse, se atrevió a mostrar al mundo parte de sus desgracias, pero a través de un trabajo inédito e inesperado.

“Bright Lights, Prairie Dust: Reflections, Loss and Love from Little House’ Ma’” es el nombre que llevan sus publicaciones en las que deja en evidencia su problema con el alcohol y cómo su vida fue todo un desastre una vez que se volvió adicta y en su vida empezaron a ocurrir situaciones indeseadas que incluían la muerte de sus familiares más cercanos.

Con esto, la mujer que se hizo famosa con su interpretación de la señora Ingalls, demuestra que a sus 79 años quiere dejar una importante lección a quienes como ella ha podido superar tantos conflictos existenciales y que ha sobrevivido a una adicción con la que casi pierde la vida.

Karen Grassle, protagonista de La Casa de la Pradera revela su desdicha a través de la publicación de sus memorias

El papel de Caroline Ingalls ha sido lo que, sin duda, ha catapultado su carrera, esto no solo la colmó de éxitos, sino también de una entrega al trabajo en la que dejó de cuidarse, se obsesionó y cayó en el alcohol de forma abrumadora y hasta peligrosa.

Pero, una vez que se dio cuenta de sus errores pasó por otro episodio que calificó como el peor de todos, pues a su criterio, le resultó peor el síndrome de abstinencia estando en el set. Esto la volvió intolerante, agresiva y deseosa de siempre querer volver a la bebida para refugiarse en ella y olvidar todos sus males.

“Nunca nadie me dijo que beber mata”, fueron sus palabras más contundentes durante el encuentro que sostuvo con los medios en el lanzamiento de sus memorias. Incluso llegó a comentar que en una oportunidad la producción de la serie La Casa de la Pradera organizó una fiesta y esto le revivió su adicción o deseos por retomar la bebida.

“Me tomé una copa de vino. La primera y la única vez que bebí mientras trabajaba, pero se desató el infierno. Cuando volvimos a grabar, yo solo podía pensar en la botella de vino y me preguntaba, ‘¿qué me está pasando?’ Fui al baño, me lavé la boca, salí a fumar, intenté distraerme como fuera, pero era imposible, mi cabeza me decía ‘coge esa botella y bébetela’”, dijo a la revista People.

Karen Grassle también recordaba al portal Closer Weekly que ella avanzó en su carrera pese a estar alcoholizada y en la ruina, pues todo el dinero lo despilfarró en fiestas y demás adicciones, sin embargo, la suerte siempre estuvo de su lado pues su innegable talento siempre la llevó a formar parte de importantes producciones.

Pero una vez más el destino le ponía en su camino personas que la humillaban y hacían sentir menospreciada, tal es el caso del productor Michael Landon quien la incluyó en la serie Autopista hacía al cielo y siempre la halagaba, pero cuando se encargaban de grabar las escenas más íntimas la boicoteaba y sacaba de su zona de interpretación.

“Michael aprovechaba los parones para contar chistes subidos de tono. Estábamos en la cama en pijama y tapados hasta el cuello, rodeados de un equipo masculino que le reía las gracias y yo no podía irme a ninguna parte. A mí me resultaba violento y muy humillante”, dijo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos