Celebs

La talla de tu busto no define tu felicidad, tu belleza ni tu éxito: Adamari López es prueba de ello

Una talla no define la belleza de la mujer.

adamari lópez

Adamari López es una de las mujeres más inspiradoras de Latinoamérica no solo por ser una mujer exitosa y talentosa, sino por haber superado grandes pruebas en su vida que dan fe de su resiliencia, como el cáncer de mama.

A sus 33 años la protagonista de telenovelas como Gata Salvaje le confirmó al mundo la mala noticia que incluyó mastectomía y tratamientos de quimioterapia para salir victoriosa de la enfermedad, sin embargo, dejó cicatrices en ella.

La boricua que hoy día tiene 50 años, perdió sus senos en el proceso, así que tuvo que someterse a cirugías de reconstrucción e implantes en sustitución, pero pese a esto, Adamari López derrocha confianza en sí misma y amor propio.

Con su busto pequeño, pues pidió que la mamoplastia fuese en las mismas dimensiones de sus senos originales, prueba que estos no son indicativo de éxito, belleza y ni siquiera de felicidad en las mujeres aunque la sociedad diga lo contrario.

En realidad, a Adamari López no le vergüenza mostrar sus cicatrices

Pues sabe que las mujeres somos reales, no perfectas, por lo que no debemos dejarnos llevar por los patrones impuestos por la sociedad.

De hecho, actualmente se siente cada vez más empoderada a lucir escotes pronunciados y probar con prendas que le hacen elevar su feminidad.

Cierto modelo de belleza no debería ser una imposición o un ideal para la mujer, sino encontrar su mejor versión y sentirse satisfecha consigo misma, sin compararse con las demás, porque una talla de pantalones, blusas o sóstenes no define la belleza de ninguna mujer.

Más de este tema:

Adamari Lopez habla sobre el cáncer que padeció y apoya a mujeres en la misma situación

Outfits con los que han criticado a Adamari López pero ella siguió brillando

“Esta mujer siempre bella”: William Levy coquetea con Adamari López y ella le responde

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos