Espectáculos

Jennifer Garner nos recuerdan que no necesitamos estar casadas para estar completas

Jennifer Garner se ha sincerado sobre disfrutar de su propia compañía

Jennifer Garner se ha convertido en una de las actrices más exitosas y queridas de Hollywood por su gran talento y carisma. Ella ha conquistado a los galanes más cotizados de la industria como Ben Affleck y Scott Foley pero tras ambos divorcios ha dejado claro que su meta en la vida no es complacer las expectativas sobre lo que es la plenitud.

Durante mucho tiempo Jennifer ha sido cuestionada sobre si tiene intenciones de reiniciar su vida amorosa pero ella asegura no tener prisa en absoluto.

En una reciente entrevista con la revista People, la actriz ganadora del Globo de Oro aseguró que «está lejos de volver a dar el sí», refiriéndose a que no le preocupa volver a casarse. «Este no es el momento. No necesito complicarlo. Estoy bien.», dijo.

La presión de Hollywood frente al amor romántico.

La actriz se separó de Scott Foley en abril de 2003 y compartió cómo la presión de Hollywood puede afectar las relaciones.

«Todo se acelera aquí. Es una vida por el carril rápido, y si algo no funciona, se considera mejor terminarlo sin pensarlo mucho. Si viviéramos donde me crié [West Virginia], probablemente todavía estaríamos juntos», dijo para InStyle hace unos años.

Garner y su ex marido Ben Affleck anunciaron su separación en 2015 y finalizaron su divorcio muy publicitado tres años después.

La felicidad también está en quienes te rodean.

A sus 48 años y con tres hijos y varios proyectos en puerta, la actriz ha dejado claro que una mujer puede ser plena en la vida sin estar casada o en una relación.

Sus hijas Violet, de 15 años, y Seraphina, de 12, así como del hijo de 9, Samuel, son su mayor felicidad en este momento y quienes le han hecho ver lo fuerte que puede ser.

«Aprendí que soy bastante fuerte. Estoy bien cuando estoy en la casa sola. Estoy bien cuando sólo estamos los niños y yo. Estoy bien cuando se desmoronan. Quiero decir, tengo mis momentos, pero prácticamente, estoy realmente bien».

Su determinación ha hecho que muchas mujeres la tomen como ejemplo a seguir pues no se deja de nadie ni tampoco busca encajar en los estereotipos que por muchos años ha impuesto la industria.

Quizá Jennifer ha pasado por decepciones amorosas que más allá de frenarla, le dejaron grandes lecciones.

No necesitamos estar casadas para estar completas.

Los libros, las películas y en general la industria del entretenimiento nos han vendido la idea del amor romántico  y la maternidad como algo que te completa y que te hace exitosa. Nos han hecho creer que estar soltera es una especie de maldición y que si no encontramos a nuestra “media naranja”, viviremos con ese vacío por el resto de nuestras vidas.

Las mujeres siempre hemos estado sometidas a un sin fin de presiones sobre cómo deberíamos ser y actuar. La sociedad es muy buena para exigirnos e imponernos expectativas que nos hacen creer que ahí está la clave de la felicidad.

Las expectativas que formamos sobre tener una pareja pueden provocar una gran ansiedad y crear muchas decepciones. Vivir buscando a esa mitad y no encontrarla al cuando todos los demás parecen hacerlo, hace que cuestiones si has perdido la oportunidad de ser feliz o si mereces amor.

La realidad es que estamos completas con o sin pareja, con o sin hijo. Podemos decidir por nosotras mismas lo que queremos para nuestra vida. No necesitamos ni queremos opiniones ajenas porque podemos tener nuestro «felices por siempre» con nosotras mismas. La clave está en aprender a disfrutar de nuestra propia compañía, sin miedo a estar solas ni al qué dirán.

Más de este tema

Jennifer Garner en lencería con transparencias prueba que las mamás pueden lucir sexys

Jennifer Garner defiende su cuerpo de mamá y provoca admiración

Jennifer Garner presume sus celulitis en la playa con orgullo y da una lección de amor propio

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos