Los corgis de la reina Isabel II tienen su propio menú y esto es lo que contiene

El dicho "vida de perro" no aplica con este par de corgis.

Es bueno ser un perro, especialmente si eres uno de los queridos corgis de la reina Isabel, que tienen su propio menú. El chef del palacio de Buckingham, Darren McGrady, quien ha trabajado más de 15 años con la reina, público un vídeo en Youtube, comentando el inusual menú del par canino.

"No esperaba llegar a cocinar para los perros de la reina cuando comencé a trabajar en el Palacio de Buckingham. Pensé que iba a estar cocinando para reyes, reinas y presidentes. Finalmente, lo hice, pero uno de los primeros trabajos que tuve fue cocinar para los corgis, los corgis reales, haciendo comida fresca todos los días. [El Corgis tenía] su propio menú".

View this post on Instagram

Wishing a Very Happy Birthday to Her Majesty The Queen, who turns 94 today! 🥂 Her Majesty was born Princess Elizabeth Alexandra Mary of York on 21st April 1926. On her 21st birthday, exactly 73 years ago, the then Princess gave a radio address to the people of the Commonwealth from Cape Town, South Africa, in which she said: "I declare before you all that my whole life, whether it be long or short, shall be devoted to your service and the service of our great imperial family to which we all belong." . I think we can all agree that she has kept her promise faithfully! I deeply admire her sense of duty and her devotion to a life of service. She is a truly inspirational woman! How would you describe Her Majesty in one word?

A post shared by Queen Elizabeth II (Fan Page) (@hm.queenelizabeth) on

En el menú hay conejo, pollo, hígado, carne de res, repollo y arroz. "La parte más importante de la carne era que tenía que ser cortadas en finos dados para asegurarnos de que no hay huesos en en la carne", dijo McGrady.

"Imagínense si alguno de los perros se ahoga. Estaría en un problema real". Después de que se prepara la comida, Doggie 1 o Doggie 2, dos sirvientes que se encargan de vigilar a los corgis, la entregan a la reina que a menudo alimenta a los corgis.

McGrady también recordó cómo en lugares como Sandringham, invaden la cocina. "Recuerdo haber estado en Sandringham y estar a punto de poner un filete Wellington en el horno y no vi a uno de estos corgis olfateando la comida. Iba en camino y casi tropecé mientras ponía el filete Wellington en el horno. En las cocinas reales es normal, los perros corrían dentro y fuera de la cocina todo el tiempo ".

Te recomendamos en video