Entrevista a Connie Ballarini y Fede Simonetti:"Es imposible incluso tener éxito si no podés asumir que te puede ir mal"

Comedia, cuarentena, puntos de vista sobre su trabajo, son algunos de los temas que habló la pareja de comediantes con Nueva Mujer donde no faltó el humor.

Connie Ballarini y Fede Simonetti, al contrario que muchos artistas de Argentina, se encuentran en un buen momento laboral. Tanto, que hacen hueco a Nueva Mujer durante su almuerzo, para una entrevista.

Al preguntarles cómo están pasando la cuarentena, Simonetti responde que "con mucha hiperactividad" y Ballarini admite que le "pegó re maníaco".

"Me pongo a limpiar y mientras tanto pienso algo que puedo hacer después", agrega.

Los dos agradecen tener tanto trabajo.

"Tu casa se convierte en tu oficina entonces es todo lo mismo y hace que tu cabeza funcione, yo ayer me di cuenta y eran las 11 y media de la noche y estaba editando, obvio me divierte, pero también es laburo", pormenoriza Connie.

 

DIFERENCIAS PROFESIONALES

Los dos son grandes admiradores el uno del otro, pero el humor, con todas sus vertientes, es distinto en ambos.

"Connie es como más clown y yo tengo un humor más cerebral, por llamarlo de alguna manera. Ella tiene un  humor más de payaso que es un buen término explaya Fede,- muy bueno afila Connie-. Ella tiene un humor más físico, más de exageración, sobre todo de romper la escala, por eso grita.

"Yo no me había dado cuenta de que grito", expresa Connie, alzando la voz. Acto seguido, Fede la imita.

"Una vez en un programa nos teníamos que imitar el uno al otro y Fede me imitó de una manera que dije, '¿yo soy así?' Yo no me doy cuenta que soy exagerada. La verdad es que me están cayendo muchas fichas que antes no me había percatado", comenta Connie, riéndose.

 

CUANDO TRABAJAN JUNTOS

La pareja, elabora varios videos en tono humorístico. Eso da pie a que surjan diferencias creativas.

Mientras que Simonetti afirma "ser más detallista que Connie", ella confiesa que se aburre "rápido" y quiere terminar pronto.

"Obvio que después agradezco porque quedan cosas mucho más lindas pero yo sola no lo podía hacer", explica.

 

HUMOR CONTRA EL EXCESO DE INFORMACIÓN

Fede Simonetti es el creador de "País de boludos",un popular formato en forma de noticiero que lleva en Argentina desde 2017,  donde, con ironía y acidez muestran la situación política del país.

El humorista detalla que justo antes de que el presidente Alberto Fernández decretase el aislamiento preventivo obligatorio el 20 de marzo, él y su equipo ya andaban "armando una estructura" para "poder trabajar con los guiones con el google drive sin necesidad de forma presencial".

"Fue curioso que la cuarentena nos encontró muy bien parados, tanto de tener una forma de trabajo como de ver como tener recursos económicos que ya estaba en funcionamiento así que cuando vino la cuarentena dijimos bueno, nosotros ya estamos de largo y eso estuvo muy bien", enuncia.

Connie, levanta la mano para expresar su punto de vista como "usuaria", mientras mira a su marido.

" Yo como usuaria aporto que a mí me parece que creció la cuenta y un montón pero porque ver la televisión te mata la cabeza, estar ocho horas tirándote información que no termina ni siendo constructiva, lo único que hace es que te alarmes  y mas allá de informarte, te acabás andando en una que sí que es un embole, entonces la gente ya no consume en este momento mucha televisión mucho tiempo porque te saca y me parece que en eso empezaron a volcarse más para las redes sociales, para ver otro tipo de contenido", opina.

Asimismo, la cómica es también creadora del programa virtual Una hora con Connie(Más es un montón).

En ese espacio, Ballarini interactúa siempre de forma desopilante con otros invitados.

Su proyecto también cuenta con gran aceptación y los dos coinciden que es por mostrarse íntegra.

" Yo como medio que soy. La verdad es que preparo un montón y en el momento me chupa todo un huevo y voy a lo que me está divirtiendo . Y me parece que estoy haciéndome cargo de alguna manera de cómo soy yo y decir bueno, soy así, si no te gusta no lo mires, pero soy intensa, me río de eso, todo es exagerado, vivo todo exagerado", apunta.

Simonetti, añade que "es muy natural", mientras que ella le reprocha con chanza que dice "cosas lindas" porque ella habló bien de País de boludos. "Era mínimo que metas un bocadillo", bromea.

Lo que más le conmueve a Connie en este formato de streaming  son los mensajes que recibe después en redes sociales de usuarios que le expresan su agradecimiento y le dicen lo mucho que se rieron.

"Y a mí eso ya está, es mi cuota lo que puedo aportar, porque me parece super necesario en esta cuarentena", señala.

 

MACHISMO VIRTUAL

Sale a la luz una captura de pantalla que publicó Ballarini en su Instagram, donde un hombre le formulaba su admiración, pero la instaba a cambiar "2 palabras" de su repertorio.

"Lo más lindo es que me mandó un mail, viste que vos puedes mandar mail desde IG. Yo le contesto agradeciéndole porque obviamente fue 'ay, me gustó pero tal cosa te quería decir' 'pero yo le dije mirá, te agradezco mucho pero si tengo una devolución o una crítica sé a quien preguntarle. No es mala onda, todo el mundo te dice cosas y a mí la verdad me afectan un montón" expone la humorista.

Fede, que piensa que su mujer le dio "muchísima dedicación a un pelotudo así", recuerda que "el tipo era muy preciso".

"Te decía, tenías que cambiar esto y cerraba con una estupidez de 'creeme, que yo de esto entiendo", rememora.

"Hermoso, hermoso, continúa Connie. "Era como que te indignás pero al mismo tiempo te reís porque yo cuando le contesté y me volvió a contestar dije 'no puede ser'. Y yo me prendo".

Según Simonetti, no hay "que darle mucha entidad a lo que te dice la gente en redes sociales en general, porque primero, es gratis, segundo es anónimo".

"Yo creo que si se cobrara por los comentarios con nombre y apellido, para decirte algo se utilizarían mucho mejor", medita.

Acto seguido, reflexiona, pensando que es "una buena idea", mientras que Connie comparte esa teoría.

Al hablar de la deconstrucción de Fede, Ballarini sostiene que "él ya venía deconstruido de mucho antes" de conocerla a ella.

"De hecho, me ayudó a mí", asegura.

"Yo tengo formación política más tradicional, siempre estuve muy atento a lo que uno está dando en general, muchas cosas respecto del machismo y todo eso las fui deconstruyendo y las sigo, no es que tampoco diga llegué a una meta.Vivo la vida con culpa en general", concluye el humorista.

La cómica reafirma que su compañero es demasiado culposo, "como muy de pensar".

Simonetti declara que "se sigue aprendiendo", y que presta atención al "mensaje político" que tienen las acciones que se toman.

Ballarini, relata que el entorno cercano de los dos es "super progre, por suerte".

 

AMOR Y HUMOR

"Yo creo que tenemos líneas muy distintas en algún punto y eso esta bueno, porque me parece que eso ayuda a no estar compitiendo, pero tampoco a tener una relación simbiótica en la que ellos se empiezan a parecer, que en general suceden esas cosas", asevera Fede.

Connie, más visceral revela que muchas veces se frustra y lo quiere "tirar todo".

"A veces aprovecho y le pregunto 'y a vos q te parece'  y a mi me cuesta un huevo porque busco la aprobación, y él dice 'si a ti te gusta es tu público, es tu manera, no me tiene que gustar a mi'…La bronca que me genera, pero por otro lado me hace subir y digo 'no te gusto a vos lo voy a subir igual' y luego le digo funcionó", narra Connie, con jocosidad.

Connie Ballarini y Fede Simonetti Foto de la pareja hace diez años. - Instagram

Además, le agradece a Fede que le ayudó a ser "honesta" con lo que a ella le gusta y a tratar de independizarse de opiniones ajenas, sobre todo en las redes sociales

 

PROYECTOS POST CUARENTENA

Simonetti, cuenta que iba a estrenar un show en abril y "ya nada, o no sé, nunca existió" y adiciona que nunca supo ni de qué trataba.

Por otro Lado, Ballarini cuenta que  "entre millones de comillas" cerró una función para ir a Uruguay en noviembre.

 

SHOW LOS DOS JUNTOS

El matrimonio, solamente ha actuado de forma conjunta en determinados eventos solidarios.

"No. A mí lo que me pasa es que cuando empecé a ser unipersonal no tengo ganas de actuar con nadie, me gusta hacer mi personaje", especifica Connie.

Simonetti, define "el stand up es muy personal", y que el encanto está en eso y "en la identidad etc, y eso cuesta tiempo mostrarlo a lo largo de un show".

 

ACTUACIONES QUE NO RESULTARON

Al preguntarles si han tenido algún show aciago, los dos estallan en carcajadas.

"Mil veces", puntualiza Simonetti.

"La gente pregunta mucho por eso, ¿alguna vez te fue mal? Obvio, forma parte del asunto" , exterioriza.

El cómico, recuerda un show en Durango, un pueblo a las afueras de Bilbao, que no salió como esperaba.

"Se me ocurrió decir ¡cada vez que vengo a España' y en ese momento, el que estaba más adelante de todos dijo 'no estás en España' y se quedaron así-cruza los brazos- a verme fracasar durante una hora, no se rieron de nada, estuvo buenísimo".

Fede, estima que "forma parte del asunto que te vaya mal, es imposible incluso tener éxito si no podés asumir que te puede ir mal".

A continuación, lo compara con un penalti de fútbol, en el que muchos jugadores fallan por la presión a perder.

Connie le dirige una mirada de sorpresa, preguntándole cómo piensa que es el fútbol..

"Metiéndome tu ejemplo a mí me dices pateas un penal, yo se lo doy al otro", reseña.

Ha pasado media hora. La pareja ya ha almorzado y recoge los platos. Esto es el resultado de una charla liviana, en la que queda demostrado, cuánto soporte puede ser una persona para otra y viceversa, según sus diferencias.

 

No te pierdas el video en