Espectáculos

El eterno amor de Flor Silvestre y Antonio Aguilar

Flor Silvestre y Antonio Aguilar fueron dos grandes estrellas del cine de oro mexicano

Guillermina Jiménez Chabolla, conocida artísticamente como Flor Silvestre, se convirtió en una de las mujeres más importantes del Cine de Oro mexicano.

Con su melodiosa voz y talento histriónico, Flor Silvestre fue muy codiciada en la pantalla, logrando más de cien películas en su haber. Por su peculiar forma de interpretar, le decían «La Sentimental» y «La Voz Que Acaricia». Además, con su carisma y belleza, llegó a ser muy asediada por los hombres.

Eso sí, Antonio Aguilar fue quien se convirtió en el amor de su vida. 

«Nos conocimos en el cincuenta, en el estudio de la ‘W’. De pronto llega Antonio Aguilar a quien le decían «Toni»; era muy caballero. Empezamos a grabar canciones para películas y él me ayudaba mucho porque yo siempre voy fuera de compás, porque así me gusta, entonces él me daba la entrada. Era un buen compañero», relató Flor Silvestre en el documental Mi destino fue quererte.

TAMBIÉN LEE: Ángela y Leonardo cantan junto a su padre y demuestran el poder del gen Aguilar

Flor Silvestre se ganó el título de «la Reina de la Canción Mexicana» y tenía un programa radiofónico en la XEW llamado Increíble pero cierto. Un día llegó Antonio Aguilar para cantar en el programa, aunque él tenía experiencia de ópera, lo que hizo que pensara que ella era «una cantante más» que se dedicaba a las rancheras. Eso sí, ambos siempre dijeron que fue una atracción especial primera vista.

Se enamoraron durante la filmación de la película El rayo de Sinaloa, en 1957. Antonio expresó que había visto en ella «un sentimiento y una gran belleza por dentro y por fuera».

«Entonces descubrí en ella su sentimiento, su sentir, su limpieza, su hermosura por dentro y por fuera, su manera de pensar, su sentimentalismo, su delicadeza, su femineidad y no tuve más remedio que enamorarme de ella».

TAMBIÉN LEE: El escándalo que persigue a Pepe Aguilar por uno de sus hijos

«Trabajábamos mucho. Cuando marcaban el corte, nos íbamos a dar la vuelta en caballo. Un día después de dar vueltas, nos buscaron de producción. Llegamos a las caballerizas y le estaba dando azúcar al caballo cuando me da un beso en el cuello. Ahí se rompió la amistad para volverse amor. Sentí precioso», cuenta Flor Silvestre. 

Ambos estaban casados pero al terminar la filmación decidieron dar por terminados sus matrimonios para poder comenzar una relación formal. Se trató de un gran escándalo y los acusaron de adúlteros, cuando en realidad, buscaron terminar legalmente con sus respectivos antes de cualquier cosa.

«La canción de Y llegaste tú me gusta mucho porque parece lo que vivimos. Así llegó él».

Eran muy amigos. Pasaron por muchas juntos. Les tocó una vida bastante complicada. Yo creo que eso fue lo que más los unió, el entender el sufrimiento. La vida de él se entendía con ella y la de ella con la de él», dijo Pepe Aguilar sobre sus padres.

TAMBIÉN LEE: La foto con la que Ángela Aguilar comprobó su gran parecido con Flor Silvestre

El llamado «·Charro de Oro» murió el 19 de junio de 2007, después de 14 días de hospitalización. Falleció a causa de complicaciones de una neumonía, la cual fue controlada, pero que le llevó a un cuadro de agotamiento agudo y que terminó por afectar su funcionamiento renal y pulmonar..

Aún enfermo, antes de la hospitalización, Antonio Aguilar siguió cantando con Flor Silvestre pero para ella, era muy doloroso que su amado se estaba despidiendo del público.

«Ya estoy lista para irme allá con él a donde está (…) Me acuerdo de sus cosas y lo amo más. Siempre le digo te sigo amando. Está él en cada ladrillo de esta casa. Cada ladrillo una canción. Me puso por todos lados una flor porque no van a decir que se la hice a otra persona sino a ti que eres mi flor»

Te recomendamos en video

 

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos