Entrevista a la humorista Dalia Gutmann: "Las mujeres a veces tenemos que demostrar tanto que nos exprimimos por los demás"

En una entrevista a Nueva Mujer, la comediante expresó su punto de vista sobre el humor, la libertad de expresión y su compromiso con el feminismo.

En la charla que Dalia Gutmann tiene con Nueva mujer se refleja que es una mujer dulce, cercana, quizás con un pequeño halo de timidez.

Cuando sonríe, se le achinan los ojos.

Habla del humor, o mejor dicho, lo diseca, porque en esta entrevista no conocemos a la cómica que antes de la cuarentena llenaba teatros en el Stand Up  Cosa de Minas, si no a la mujer que hay detrás que se reconstruye día a día personal y profesionalmente.

Y es que "el humor es una cosa muy seria", como dijo en su día Winston Churchill.

TRAYECTORIA

Gutmann estudió Locución y trabajó durante muchos años en un noticiero pero empezó a sobresaturarse con la realidad más cruel.

"Veía como muchas muertes, accidentes, noticias malas, entonces en un momento quise hacer algo para reírme y que la gente se riese", explica.

La locutora se apuntó a un curso de Stand Up comedy y cada vez la comedia fue ganando más protagonismo.

"Nunca pensé que iba a poder vivir de esto", revela.

COSA DE MINAS, EL HUMOR Y LA FEMINEIDAD, Y MUJERES CÓMICAS

La humorista, desarrolla que desde que era pequeña le molestaba que la increpasen por comportarse o expresarse de una forma en la que no se esperaba que lo hiciesen las mujeres.

La comediante siempre tuvo presente ese prejuicio y fue parte de su sello personal cuando ingresó en el Stand Up femenino Cosa de Minas, donde empezó como presentadora y al final se consolidó como una de las humoristas más referentes en Argentina.

Dalia Gutmann Dalia Gutmann en uno de sus shows. - Instagram

Gutmann creía que el momento de que las mujeres hablasen había llegado.

"Durante muchos, muchos años el mundo fue relatado por los hombres incluso el mundo de las mujeres fue retratado por hombres y me pareció que ya era hora de que nosotras fuésemos las protagonistas y si bien somos todas diferentes, es poder contar desde nosotras qué nos pasa sin que nos escriba un hombre el guion", asevera.

La humorista dice que cuando salía con sus amigas, no solía ver esas bromas que se lanzaban entre ellas en el teatro y eso también fue el artífice de sus exitosos monólogos.

HUMOR LIBRE

La locutora, rememora que cuando estudió Stand Up, tenía un profesor que les advertía que no debían caer en "el típico humor de minitas".

La cómica, exterioriza que tiene "una mirada libre" respecto a la comedia.

"Si querés hablar del tampón, hablá, del tampón, si no tenés ganas de hablar no hables, me parece q reprimirse temas no está bueno", opina.

Confiesa que a ella particularmente siempre le atrajo hablar de las cosas que les ocurren a las mujeres y que es muy curiosa respecto al tema.

"Hay leyes propias que siento q muchas veces los hombres no las entienden mucho que tiene que ver de lo que nos pasa a las mujeres y me encantan, porque ademas nosotras nos hemos sentido tan raras y tan locas  durante tanto tiempo que me gusta indagar, me encanta hablar de las cosas que nos pasan a las mujeres cuando estamos juntas".

COMPROMISO CON EL FEMINISMO

El principal objetivo de Dalia para con las mujeres es lograr que cuando vayan a verla a su teatro "se vayan queriendo más a sí mismas".

Le preocupa también la presión que sufre el sector femenino.

"Las mujeres a veces tenemos que demostrar tanto que nos exprimimos por los demás"

Relata cómo después del show, acuden mujeres a verla al teatro y a expresarle su agradecimiento por sentirse mejor con ellas mismas.

HUMOR Y MELANCOLÍA

"Nadie que se dedique seriamente al humor es una persona re feliz", apunta Dalia.

La cómica, señala que para ella el humor es un "mecanismo de defensa ante la angustia y la oscuridad".

"Me viene gente y me dice, tal amiga tuya q es comediante es medio depre y yo digo,¿qué comediante no es depresivo?, todo en su justa medida, pero nos dedicamos a esto para dar la vuelta", plantea.

Pone como ejemplo sus primeros monólogos.

Estos, eran sobre lo mal que lo había pasado durante unas vacaciones pero detalla que al ver que la gente se reía de lo que para ella "había sido un sufrimiento", sintió que había conseguido hacer algo de provecho "con lo que era una porquería"

PERFIL COMO AUTORA

Gutmann ha escrito tres libros, Entregada al ridículo en 2011, Cosa de Minas, en 2015 y Tengo algo para decir en 2019.

Cosa de minas, tuvo una segunda versión

"Cambiamos tanto las minas con el paso de los años que con Alejandra Bavera hicimos una reedición", detalla.

"Tengo algo para decir", lo describe como "algo distinto y más catártico".

Formula que no le gusta que nada quede sin mostrar, por lo que esta obra contiene episodios más dramáticos.

"Me gusta mucho reflexionar sobre cosas q pasaron y cosas q vivir, algunas tristes y si bien siempre  voy a tratar de terminar todo humorísticamente, en este ultimo libro hubo un capitulo q lo escribí casi todo llorando. Todo lo que haga para afuera es muy saludables. Lo visceral me encanta, hay una entrega, hay verdad y eso me encanta", asegura.

INSPIRACIÓN EN CUARENTENA. "La vocación te salva"

Gutmann, recuerda que su papá le decía que "la vocación te salva" por lo que está aprovechando el confinamiento para  seguir creando.

"Me pongo un poco maníaca, muy productiva, me hace bien, aunque obviamente es un mecanismo de defensa para no conectar la situación pero me activa" , glosa.

CASI FELIZ

Dalia está casada desde hace 18 años con Sebastián Wainraich, escritor, locutor y creador de la serie Casi feliz que actualmente arrasa en Netflix.

La humorista, dijo que no se enteró de que su marido estaba concibiendo el proyecto hasta que se confirmó su aprobación.

"Él tiene una particularidad que me encanta, admiro y me sirve mucho en mi vida también.  El es muy resolutivo, el te cuenta que escribió una serie cuando ya la terminó", puntualiza.

Gutmann intervino en el segundo capítulo de la serie, y lo disfrutó mucho, "por suerte me convocó, nunca me había convocado a nada el guacho", comenta.

Sobre el formato, cree que es una producción muy particular para Argentina.

Wainraich, interpreta en la serie a un locutor, separado de su mujer a la que todavía ama y con dos hijos.

Pese a que Dalia y Sebastián están juntos en la realidad, la humorista admite las muchas similitudes que tiene su marido con el personaje que interpreta.

Los monólogos de Gutmann, siguen disponibles en youtube, donde en en este tiempo de incertidumbre, suponen un alivio para sus seguidores.

 

No te pierdas el video en