La verdadera felicidad llega cuando aprendes a agradecer lo que tienes

La felicidad y la gratitud van de la mano

La gratitud es el único camino verdadero hacia la felicidad. Sin embargo, a veces olvidamos agradecerle a la vida por las cosas que tenemos.

Todo lo que nos pasa, lo que llega y lo que se va, es por algo y debemos estar agradecidos. Pero es muy fácil pensar que el universo conspira contra nuestra suerte y felicidad.

La gratitud es la mejor manera en que realmente puedes apreciar la vida, sin importar cuán roto esté todo.

Agradecer incluso por las pequeñas cosas, te da un respiro y una perspectiva más sana de la vida. Sin embargo, ser agradecida no significa que tengas que olvidar el mal que te hicieron o cuanto te dolió una caída.

Ser agradecida significa que recuerdas que has tenido muchas cosas buenas en tu vida que te han dado razones para sonreír.

Así que cuando estés en tu peor momento posible, encontrar a alguien o algo por lo que estar agradecida, te quitará un gran peso de encima y poco a poco, sentirás un alivio en el corazón que sanará las heridas.

La vida es una montaña rusa y puede ser una ola de desesperación, una agonizante sensación de que todo está mal. Siempre vas a perder gente, oportunidades, trabajos y amor; incluso puedes perderte a ti misma.  Pero or cada pérdida, siempre llega una esperanza.

Sea lo que sea, recuerda estar agradecida de que tienes algo que te hace sentir viva, incluso cuando cada parte de ti siente que te estás muriendo.

Es mucho más fácil enfocarse en lo malo que en lo bueno, pero la negatividad no te llevará a ningún lado. Concéntrate en la gratitud.

Es posible que tu vida no sea perfecta, pero eres afortunada de tener amigos que te quieren, familiares que te apoyan, un trabajo, un techo, alimentos.

Apreciar lo que tienes, incluso cuando no tienes mucho, te cambiará para mejor.

La gratitud limita tus gastos al reducir tu materialismo.

Perderás dinero si siempre estás buscando el producto más nuevo y brillante. Sin embargo, si estás agradecida por lo que ya tienes, te darás cuenta de que no necesitas nada más.

La gratitud te ayuda a desarrollar mejores relaciones.

Cuando ves a alguien todos los días, es fácil olvidar cuánto significan para ti. Sin embargo, cuando practicas la gratitud recordándote lo afortunada que eres de tener a esta persona en tu mundo, la tratarás mejor. Pondrás más esfuerzo en mantener tu relación. Enfocarás tus sentimientos para asegurarte de que los que amas se den cuenta de cuánto significan para ti. Esto fortalecerá tu vínculo. Esto te acercará más que nunca a quienes merecen la pena en tu vida.

La gratitud te anima a vivir el momento y a alejarte del pasado.

Cuando estás agradecido por lo que tienes en este momento, dejas de pensar en lo que esperas tener en el futuro y lo que extrañas tener en el pasado. Dejas de vivir con remordimientos. Dejas de desear poder revertir o adelantar el tiempo. La gratitud te anima a disfrutar el momento, a vivir en el ahora.

Te recomendamos en video