El trauma secreto de la princesa Diana que se agravó con el divorcio del príncipe Carlos

Fue infeliz gran parte de su vida.

Ante el público, la princesa Diana siempre se mostraba sonriente, feliz y muy dulce con todas las personas que se acercaban a ella. Pero en el fondo fue una mujer con mucha tristeza acumulada, muchos complejos y anhelos incumplidos.

Un trauma de la infancia la acompañó toda su vida y durante su matrimonio fallido con el príncipe Carlos. Según la astróloga Debbie Frank, a quien Diana solía confiar, la princesa tenía una “sensación de abandono, agravada por el abandono de Carlos”, reseñó el diario británico Express.

Diana se casó con Carlos en 1981, pero él le fue infiel, reavivando un romance con Camilla Parker Bowles en 1986.

El trauma secreto de la princesa Diana

El Príncipe y la Princesa de Gales se separaron en 1992, el mismo año en que la infidelidad de Carlos fue expuesta en una biografía real.

Al año siguiente, se filtró una llamada telefónica íntima entre Carlos y Camilla y el esposo de Camilla, Andrew Parker Bowles, solicitó el divorcio.

Vivió una historia familiar dura, al lidiar con el ‘abandono’ de su madre: cuando se divorciaron sus padres, la custodia la ganó su papá. “Se las arregló para superar su hostilidad hacia su madrastra Raine (…) Pero no pudo con su madre. Había una niña herida”. Ella tan solo tenía 9 años.

"Incluso la última vez que la vi en julio antes de que ella muriera, contó la historia de su madre saliendo y empacando sus vestidos en el auto".

Diana no solo sintió que su madre no había estado allí para ella cuando era joven, sino que también “se sintió decepcionada” porque nació siendo una niña.

No habían hablado durante varios meses cuando Diana murió en un trágico accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997.

Te recomendamos en video: