El matrimonio de 30 años de Jon Bon Jovi que nos demuestra el poder del amor

El rockero sigue enamorado de Dorothea Hurley.

Nadie creería que un rockero famoso sería un fiel esposo durante 30 años. Esa es la historia de Jon Bon Jovi y Dorothea Hurley. Se casaron a escondidas en una capilla de Las Vegas y 30 años después le demuestran al mundo que el amor perdura por encima del tiempo y los obstáculos.

Durante la gira Nueva Jersey en 1989, el cantante de la famosa banda que lleva su nombre convenció a su novia de secundaria para casarse. Hicieron un viaje secreto y se juraron amor eterno en la Graceland Wedding Chapel.

Una vida feliz

Bon Jovi y Dorothea se conocieron en una clase de historia, cuando apenas tenían 18 años. Luego Jon se dedicó a su carrera y en el camino tuvo varias novias, entre ellas la actriz Diane Lane. Pero la vida lo reencontró con su antigua novia y entonces no lo dudó. A pesar del consejo de su publicista, el rockero se casó.

“Cuando regresé de Las Vegas, mi manager estaba furioso. Me dijo: ‘¿El chico de Estados Unidos ahora está casado? Esa no es una buena movida profesional”, recordó Jon durante una entrevista. “Mucha gente intentó arruinar algo hermoso”, reflexionó.

Eternos enamorados

A pesar de la oposición de su entorno, Jon Bon Jovi estaba seguro de su decisión y se mantuvo firme. De hecho, ha confesado en varias ocasiones que sus canciones de amor siempre se las dedica a Dorothea, su amor eterno.

De su matrimonio nacieron cuatro hijos: Stephanie, Jesse, Jacob y Romeo. Pero no solo tienen un hogar estable, también crearon una fundación para ayudar a familias de escasos recursos. Bon Jovi reconoce que Dorothea es su motor: “Mi esposa hace todo el trabajo y yo me llevo el crédito”.

Te recomendamos en video