Sale a la luz el secreto mejor guardado por el príncipe Carlos y la reina Isabel II sobre la muerte de la princesa Diana

Uno de los mejores amigos de la princesa reveló uno de los secretos más escandalosos de la realeza

Ya han pasado 21 años de la muerte de la princesa Diana, pero algunos secretos sobre su fallecimiento siguen saliendo a la luz.

Recientemente, uno de los mejores amigos de la princesa, Roberto Devorik, confesó que Lady Di no fue sepultada en la isla de su mansión de Althorp, en el norte de Inglaterra.

Cuando la madre de los príncipes Harry y William falleció, el príncipe Carlos logró la autorización de su madre, la reina Isabel, para llevar los restos de su exesposa en uno de los aviones de la familia real a Londres.

El cuerpo de Lady Di fue repatriado por el mismo príncipe Carlos y fue trasladado a la Capilla Real del Palacio de Saint James, donde se dispuso una habitación para que los más allegados de la princesa se despidieran.

“Lo que me resultó llamativo es que no había nadie cuidando el lugar. Fui a ese lugar acompañado por la madrina de Diana y no había guardias, ni nada. Me acuerdo que me llamó la atención porque podía pasar cualquier cosa. En ese momento, en Inglaterra se vivían momentos muy tirantes”, relató Roberto Devorik durante entrevista con el periodista Nelson Castro.

View this post on Instagram

⚜️ Real Beauty

A post shared by Princess of Wales Diana (@ladydi.fan) on

Además hizo una alarmante confesión.

“Antes del funeral, llevaron el féretro al palacio de Kensington. Creo que ese fue el momento en el que hicieron el cambio. Diana fue muy clara y dejó especificado en su testamento que quería que la enterraran al lado de su padre”, reveló, desatando la sospecha sobre que los restos de Diana están en la cripta familiar de los Spencer, ubicada en la iglesia de Great Brington desde 1997.

 

Según Devorik, el verdadero entierro de Lady Di tuvo lugar la noche anterior a la monumental despedida que le dio el pueblo inglés.

“Yo entré al palacio de Saint James, donde estaba el ataúd con Diana, y fui el primero en firmar el libro de condolencias. Estábamos con Lady Elsa Bocker, que era su madrina postiza. Los dos solos frente al féretro y no había un guardia en el palacio”, reiteró.

Esto confirmaría que la tumba que visitan miles de turistas anualmente es solo un monumento conmemorativo de la princesa Diana.

Te recomendamos en video