James McAvoy luce más musculoso que nunca en Glass, la película más taquillera en Estados Unidos

La película ha sido un éxito de taquilla

Los protagonistas de las películas de superhéroes pasan gran parte del tiempo previo al rodaje entrenando en el gimnasio para ponerse musculosos y verse imponentes cuando llegue el momento de estar ante las cámaras. Esto fue exactamente lo que hizo James McAvoy previo al rodaje de Glass, donde interpreta a un descomunal villano.

McAvoy pasó una buena parte de su tiempo entrenando verse súper bien en el thriller de cómics "Glass" de M. Night Shyamalan. , donde su personaje tiene 24 personalidades distintas, incluida la Bestia primordial y musculosa.

La Bestia se presentó al final de la película de suspenso "Split" de Shyamalan en 2017, donde McAvoy corrió por dos minutos en la oscuridad luciendo un descomunal cuerpo. Pero el actor escocés descubrió que pasaría gran parte de Glass a la luz del día, lo que significaba que necesitaba el modo Bestia de siguiente nivel.

"Yo estaba como, 'OK. Me voy a quitar la camisa, ¿no es cierto? "Y (Shyamalan) dijo "Sí", dice McAvoy. "Sabía que tenía que bajar al gimnasio y respaldar su nombre. Tuve que darle un poco de credibilidad estética a ese miedo que se supone que debe inspirar en la gente".

McAvoy contrató al entrenador personal sueco Magnus Lygdback, que hizo que Alicia Vikander pareciera en forma para "Tomb Raider" y supervisó el régimen de Gal Gadot para la secuela "Wonder Woman 1984", e hizo que McAvoy se ejercitara cinco a seis veces a la semana y comiera cinco comidas al día completo durante todo el rodaje de "Dark Phoenix". “El profesor X es probablemente más grande que nunca, ya lo verás”, dice McAvoy, riendo.

Y haciendo "Glass", agrega McAvoy, "estás trabajando todos los días sin calcetines (actuando), y también estás en el gimnasio a las 5 de la mañana y luego entrenas en el set cuando eres la Bestia donde tengo que tener músculos que casi estallan y asustar a mis compañeros de reparto. Me siento muy bien haciéndolo".

McAvoy admite que siempre ha disfrutado de los aspectos físicos de la actuación y "este fue un ejemplo masivo y extremo de eso para mí de una manera que nunca había hecho antes".

Te recomendamos en video