5 películas de cine de oro mexicano en blanco y negro si te enamoraste de "Roma"

Estas películas del cine de oro te encantarán

Aunque no lo creas, la historia cinematográfica en México ha sido muy prolífica. Nuestro séptimo arte pasó por todas las etapas (incluyendo la muda) pero quizá uno de sus mejores momentos ocurrió entre 1930 y 1962, con el llamado "cine de oro mexicano".

Durante esas décadas no sólo se generó una industria, sino que nacieron figuras legendarias que con su talento se volvieron inmorales como maría Félix, Pedro Infante, Jorge Negrete y Sara García.

Y es que el cine en este país ha sido un reflejo con alma propia de nuestra realidad, que nos ayuda a entender lo que fue la sociedad y lo mucho que se ha conservado o cambiado hasta ahora. Sin duda, Alfonso Cuarón despertó esta nostalgia a través de la película "Roma", la cual amada por unos y odiada por otros, se convirtió en un punto de inflexión en la industria sin olvida claro, la gran revelación de Yalitza Aparicio.

¿Te quedaste con ganas de más? Aquí te dejamos algunas cintas que debes ver del cine de oro para seguir alimentando ese cinéfilo que tienes dentro.

Nosotros los pobres (1948)

 

Un melodrama clásico que narra la historia de Pepe (Pedro Infante), un carpintero que a pesar de su condición y los errores que ha cometido, intenta vivir con cierta dignidad. Esta película es un reflejo de los conflictos y las vivencias de una vecindad humilde típica de la Ciudad de México. La cinta cuenta con varias secuelas y desde su estreno ha sido una de las piezas claves para entender cómo fueron los años cincuenta en México.

María Candelaria (1943)

 

Una reportera, un retrato misterioso, una bella indígena que vivía en Xochimilco a principios del siglo XX y un joven enamorado platónicamente se vuelven protagonistas de esta cinta. Se dice que 'el Indio Fernández' escribió esta película en servilletas y que después llegó a la mesa en la que estaba Dolores del Río y le aventó el guión (un poco déspota pero finalmente consagró a Dolores del Río como la gran actriz de México). Ganó la Palma de Oro en Cannes.

Vámonos con Pancho Villa (1936)

una cinta que desafió la visión brillante y heroica de la historia de Hollywood. El director Fernando de Fuentes hizo de ella una joya de la cinematografía al plantear la historia ficticia de un grupo de amigos de un pequeño pueblo reclutados en la División del Norte de Villa en medio de la Revolución Mexicana con un arco épico de miseria sin sentido, muerte y tragedia. Lejos del general heroico, Pancho Villa se muestra como un monstruo sin corazón que explota a los pobres en nombre de una guerra egoísta. Es considerada por los críticos de cine mexicanos como la mejor película mexicana jamás hecha.

Ahí está el detalle (1940)

 

Para muchos, está es la mejor película de Mario Moreno 'Cantinflas' donde interpreta a un chalán que es contratado para matar al perro con rabia de una familia burguesa. La confusión inicia cuando un gangster llamado Boby acosa a la señora de la casa y todo por llamarse igual que el perro. Una de las escenas más icónicas ocurre cuando  Cantinflas se somete a un juicio por un crimen que no cometió.

Los olvidados (1950)

 

Considerada una verdadera obra de arte. Retrata el realismo puro y el absurdo surrealista de México y la desgarradora situación de pobreza que muchos viven en las calles de esta gran urbe. Es exquisita la forma en que se muestran los edificios ostentosos de los años cincuenta, el detalle de los hombres con traje y las mujeres con faldas entalladas. Buñuel nos muestra un mundo en el que no existe la bondad, las casas y el orgullo, donde los personajes son víctimas de su propio entorno, a sabiendas que no sobrevivirán. En 2013 esta película fue nombrada por la UNESCO como Memoria del Mundo y es considerada por muchos la mejor película mexicana de la historia.

Te recomendamos en video