7 secretos sobre las niñeras de la realeza que no conocías

Las nanas reales deben seguir un protocolo riguroso para poder ejercer

Durante siglos, el protocolo dictó que los pequeños herederos no deberían ser criados por sus padres, sino por un equipo de nanas o institutrices. A menudo, los niños reales son supervisados por un ejército de tutores que tienen encomendadas diferentes tareas, desde enseñarles a leer y escribir, hasta entretenerlos en eventos públicos y cantarles canciones de cuna para que duerman temprano.

Preparación rigurosa

Ser niñera real tiene más en común con un médico de lo que cualquiera creería. Para convertirse en una, se debe completar un exigente programa de capacitación. Maria Borrallo, encargada de cuidar a los hijos del príncipe William y Kate Middleton, fue al Norland College, una de las escuelas más prestigiosas en cuanto a entrenamiento de niñeras se refiere.

No sólo se trata de cuidar niños

En Instituto Norland se especializa en entrenar niñeras reales, enseñando a sus estudiantes no solo cómo cambiar pañales, sino también cómo escapar de los secuestradores y evitar a los terroristas. Las niñeras deben saber de manejo de crisis y defensa personal ya que tienen en sus manos a un futuro rey o reina.

Ser niñera real es una licenciatura

El curso básico en Norland tiene una duración de tres años, más uno de especialidad que concluye como licenciatura en Desarrollo y Aprendizaje Temprano. Al final, es exactamente la misma cantidad de tiempo que le lleva a un estudiante convertirse en abogado o diseñador en una universidad promedio.

Las materias: 

Las niñeras reales deben aprobar materias de Salvaguarda y protección infantil, Promoción de la salud y el bienestar y Comprensión del comportamiento de los niños. Además, deben completar proyectos de Trabajo con familias y comunidades. Al termina, las niñeras tienen especialidades en psicología infantil, nutrición, seguridad y trabajo social. Al terminar deben hacer pasantías.

Uniformes obligatorios y no negociables 

Las niñeras usan uniformes a lo largo de sus años en la escuela y se espera que usen un uniforme cuando trabajen con las familias de la realeza ya que incentiva un sentido de responsabilidad y orgullo, según indica el programa en Norland.

Deben entregar informes detallados

Además de cuidar, apoyar y realizar actividades orientadas al desarrollo integral de los niños, brindar comidas bien balanceadas y nutritivas, administrar medicamentos, limpiar y ordenar, hacer mandados para la familia y viajar con los niños, las niñeras deben hacer un reporte completo del día. Esto es con el fin de establecer líneas de comunicación con la familia y sobretodo, mantener a los padres informados sobre el cuidado, el bienestar y el desarrollo de sus hijos.

Firman un acuerdo de confidencialidad

Cuando la niñera real que cuidaba a las princesas Elizabeth y Margaret escribió un libro que contaba todo acerca de las pequeñas princesas, la Corona se escandalizó por completo: En aquel entonces no existía la condición de firmar un acuerdo de confidencialidad/no divulgación entre las niñeras reales, pero a raíz del libro, todas han sido sometidas a ello por seguridad de los niños y las familias. Además no pueden ni deben caer en provocaciones ni permitir que los paparazzis se acerquen a ella o los niños.

Su trabajo es altamente valorado

A diferencia de un trabajo de niñera común en otras partes del mundo, las niñeras reales son muy respetadas por la preparación tan rigurosa que tienen para alcanzar el puesto. Ser niñera en el Palacio es de gran prestigio y muy pocas pueden alcanzar (y conservar) el puesto.

 

 

 

Te recomendamos en video